Emite gobierno interino ley para regular protestas en Egipto

El presidente interino de Egipto, Adly Mansour, firmó hoy un proyecto de ley para regular las manifestaciones de protesta en el país, ante la creciente violencia registrada durante las más recientes marchas.

La nueva legislación entrará en vigor a fines de esta semana una vez que sea publicado en el registro oficial del Estado y contempla el derecho de las fuerzas de seguridad y la Policía amplia libertad para usar la fuerza contra los manifestantes, según la televisión Al Yazira.

El proyecto de ley, aprobado inicialmente por el Consejo de Ministros, establece la obligación de comunicar la celebración de protestas con al menos un día de anticipación a la policía y la necesidad de contar con su permiso para poder llevarla a cabo.

Pese a que la ley ha pasado por numerosas revisiones, grupos de derechos humanos consideran que la versión final establecerá que la aprobación de la Policía para celebrar una manifestación deberá ser con tres días de antelación.

Además la nueva ley concederá al Ministerio del Interior poder para bloquear los mítines, lo que según defensores de los derechos humanos podría "representar una amenaza grave para la seguridad o la paz".

En cuanto a los de campaña para una elección, la nueva legislación establece que estarán sujetos a un período de notificación de 24 horas y las "procesiones" de más de 10 personas sólo serán permitidas con fines "no políticos".

Quienes no cumplan con esta nueva regulación de las manifestaciones públicas serán infraccionados con multas de hasta cuatro mil 360 dólares, destacó el reporte de la televisión qatarí.

Además de la nueva ley para las manifestaciones, el gabinete interino de Egipto también está debatiendo otras leyes restrictivas, entre ellas una que podría criminalizar el uso abusivo de los graffitis.

El gabinete consideró que son necesarias las leyes para regular las protestas que se dan casi diarias en El Cairo y en otras ciudades de todo el país, algunos de los cuales terminan con disturbios y violentos enfrentamientos con la policía.

La nueva ley se da a conocer luego que las autoridades levantaron la semana pasada un estado de emergencia de tres meses y toque de queda nocturno, impuesto después de que fuerzas de seguridad terminaron con plantones de los partidarios del depuesto presidente, Mohamed Mursi.

Más de mil personas murieron en los días de disturbios que siguieron al derrocamiento de Mursi del 3 de julio pasado y decenas más en las continuas protestas que han tenido lugar en campus universitarios, las cuales se han convertido en un semillero de disturbios políticos.

El miércoles pasado, una persona murió en un enfrentamiento en la Universidad de Al-Azhar entre simpatizantes de Mursi y la Policía que disparó munición real al dispersar a los manifestantes.