Triunfa "Payo" en corrida por el 50 aniversario de Plaza Santa María

El diestro queretano Octavio García "El Payo" resultó hoy el máximo triunfador de la Corrida por el 50 aniversario de la Plaza de Toros Santa María de esta ciudad, al cortar dos orejas, por un trofeo del español Alejandro Talavante.

"El Payo" y Talavante alternaron con el diestro capitalino Eulalio López "El Zotoluco" y con el español Julián López "El Juli", quienes se fueron con las manos vacías de trofeos.

Se lidiaron cuatro toros de la ganadería de Barralva y cuatro más de Fernando de la Mora, todos de buena presencia, pero con un juego variado, irregular y complicado.

Abrió "El Zotoluco" con una labor empeñosa, valiente y entregada, sin embargo, su primer enemigo le dio muy pocas posibilidades de éxito, a pesar de los intentos del experimentado matador. Batalló al matar, y se retiró con algunas palmas.

Con su segundo toro, "El Zotoluco" volvió a tener los mismos problemas iniciales, a pesar de su labor variada y entregada, pero ante otro rival de poco juego, sus intentos se perdieron. Sufrió a la hora de matar y se retiró en silencio.

"El Juli" logró un par de faenas meritorias y entregadas, ya que sus dos toros le permitieron contadas libertades, a pesar de la voluntad y ganas del madrileño. Despachó a ambos con pinchazos y espadazos, para irse entre una fuerte división de opiniones y silencio.

Talavante poco logró con su primer rival, el cual le resultó sin juego ni casta, de ahí que abrevió para irse en silencio. Lo mejor para el español vino con el segundo toro, con el que logró una faena de riñones, valor y entrega, hasta conseguir un trasteo meritorio y lucido, el cual fue premiado con una merecida oreja.

"El Payo" logró un par de faenas variadas y lucidas ante sus coterráneos queretanos, quienes vieron como el espigado torero de la tierra hilvanó series bien rematadas y templadas, ante dos ejemplares que le brindaron algunas facilidades. Con su primer falló con el acero para irse con algunas palmas.

La mejor faena de la noche llegó con su segundo toro, con el cual "El Payo" logró un trasteo ceñido, ajustado y valiente, con series bien rematadas, mismas que coronó mejor con el estoque para cortar las dos orejas de forma merecida y salir al final en hombros de sus coterráneos.