Destaca ANUIES incremento de presupuesto para 2014

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) reconoció la sensibilidad de diputados y de la Secretarías de Hacienda y Educación Pública, por contribuir a la aprobación de un incremento presupuestal de cinco por ciento a este sistema.

El secretario general de la ANUIES, Enrique Fernández Fassnacht, a nombre de los integrantes de esta agrupación celebró la aprobación para el próximo año un gasto de 12 mil 152.8 millones de pesos para las funciones de las instituciones federales y estatales de educación superior.

Durante la inauguración de la XLIV sesión ordinaria de la Asamblea General de la ANUIES subrayó que este aumento beneficia sobre todo a las instituciones de educación superior estatales con un incremento de 7.5 por ciento, lo cual "repercutirá favorablemente en el crecimiento equitativo del sistema de educación superior".

Destacó la importancia de que las Comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública, así como de Educación Pública y Servicios Educativos atendieran la propuesta de la ANUIES de realizar ampliaciones a varios programas por poco más de 2.2 millones de pesos.

Esto significa, precisó, un monto adicional de 700 millones de pesos para el fortalecimiento de la calidad, 300 millones de pesos para Desarrollo Profesional Docente, mil millones de pesos para expansión de la Oferta Educativa en Educación Media Superior y Superior y 170 millones de pesos para apoyo a Centro y Organización de Educación.

Dijo que si bien con estas inversiones dichas instituciones emprenderán proyectos que contribuyan al fortalecimiento de la educación superior, ciencia, tecnología e innovación.

Aunque aún existen acciones pendientes como la necesidad de que el Estado cumpla el imperativo de dedicar al menos ocho por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación de este nivel, agregó.

Esto es, uno por ciento a la investigación científica y al desarrollo tecnológico y 1.5 por ciento a la educación superior, lo cual contribuiría a la meta de lograr una cobertura de 40 por ciento para el final del sexenio, indicó.

En la Universidad Iberoamericana sede del encuentro y ante rectores, directores y autoridades educativas, Fernández Fassnacht insistió en que el reto de mayor importancia para el país es que la juventud pueda acceder al nivel superior de estudios, lo que permitiría al país posicionarse adecuadamente en la sociedad del conocimiento.

Precisó que se trata de lograr que durante la siguiente década, el país pase de tener una cobertura de 30 por ciento actual en la educación superior a 60 por ciento, sin que esto comprometa la calidad y eficiencia al impartir este nivel de estudios.

El secretario general de la ANUIES comentó que esto también permitiría a México entrar al rango de países líderes en este tema, pero además generar una masa crítica para consolidar la contribución que las instituciones de educación superior podrían realizar a la solución de diversas necesidades y problemáticas sociales del país.

Señaló que otro desafío es lograr un nuevo modelo de financiamiento plurianual de las instituciones de educación superior que tome en cuenta las particularidades de cada institución y vincule sus estrategias, así como acciones con las metas de cobertura establecidas para el final de esta administración federal.

"Estamos convencidos que sólo a partir de proyectos de largo aliento será posible el logro de esta meta y, para ello, se debe asegurar que la suficiencia presupuestal de los mismos esté sujeta a su evolución y desempeño y no a los vaivenes propios del debate legislativo", remarcó.

Además, dijo, se debe ampliar la autonomía de gestión para subsistema de educación superior pública como los institutos tecnológicos federales y descentralizados, así como las universidades tecnológicas y politécnicas que debe ir acompañado por un modelo de trasparencia y rendición de cuentas.

A nivel interno, señaló, las instituciones de educación superior requieren modificaciones profundas al modelo de evaluación de la calidad, de sus programas y planta académica.

"Necesitamos un modelo que evite en la medida de lo posible la simulación en el cumplimiento de metas y que sirva más para retroalimentar que para premiar o castigar a las instituciones de educación superior y a sus comunidades", puntualizó.