Potencias e Irán en riesgo de perder "momentum" para acuerdo nuclear

Irán y las potencias enfrentan hoy un día clave para las negociaciones sobre el programa nuclear iraní las cuales corren el riesgo de perder el "momentum" que han adquirido para lograr un acuerdo que convenga a todas las partes.

De cara al último día de la tercera ronda de negociaciones en Ginebra, el cual se anuncia "clave" para logar un acuerdo, una fuente cercana a la negociación y experto en la materia, advirtió a Notimex sobre el "riesgo que corren los siete de perder el momentum, la ventana de oportunidad y la velocidad" que se ha ganado hasta ahora.

De no haber voluntad política y si las partes no se aventuran a cerrar este primer acuerdo previo a un tratado comprensivo y más detallado se podría llegar a un "punto de parálisis" que sería desfavorable y "desgastaría el proceso", consideró.

La historia de desencuentros entre Irán y la comunidad internacional tiene larga data.

El 4 de noviembre de 1979, siete meses después de la proclamación de la República Islámica, se produce una toma de rehenes en la embajada estadunidense de Teherán por parte de estudiantes radicales que exigen la extradición del Sha Mohamad Reza Pahlavi.

En este suceso, 52 diplomáticos y empleados fueron retenidos durante 444 días. Y a consecuencia de ello se aplicaron las primeras sanciones económicas estadunidenses.

El 7 de abril de 1980 Washington rompe relaciones diplomáticas con el país, impone un embargo comercial y sobre los viajes diez meses antes de la liberación de los últimos rehenes.

El 30 de abril de 1995 se establece el embargo económico total de Estados Unidos contra Irán "en busca de armas nucleares", según el entonces presidente Bill Clinton y desde esa fecha las sanciones estadunidenses se han prolongado y extendido de forma regular.

A finales de 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó fuertes sanciones económicas en contra de Irán por no haber suspendido su programa nuclear relacionadas a transacciones bancarias y comercio de petróleo.

A pesar de las sanciones, se calcula que Irán cuenta con 19 mil centrifugadoras capaces de enriquecer uranio, pero su economía se ha visto asfixiada.

De tal forma que la economía de Irán se contrajo un 6 por ciento el año pasado, enfrenta una inflación del 40 por ciento y un desempleo cercano al 30 por ciento.

El paquete de alivio de sanciones propuesto a Irán a cambio de poder controlar su programa nuclear estaría valorado en unos 6 mil millones de dólares, según apuntó este jueves la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power.

A su vez, en Washington, el presidente estadunidense Barack Obama se reunió el martes con los principales miembros de ambos partidos en el Senado para tratar de frenar un intento de imponer nuevas sanciones a Irán con el fin de dar un espaldarazo a las negociaciones en Ginebra.

El acuerdo al que se pretende llegar este viernes y del que se desconocen los detalles, básicamente ofrece alivio de las fuertes sanciones impuestas a Irán, a cambio de que el país cese el enriquecimiento de uranio que puede ser utilizado con fines bélicos y conceda el acceso a su reservado programa nuclear.

Se espera una jornada larga e intensa en donde reina cierta urgencia, ya que según los indicios recabados por el Organismo Internacional de la Energía Atómica, Irán podría conseguir la bomba atómica en menos de un año.