Alerta Comce sobre puntos "rojos" en negociaciones del TPP

El presidente de la sección internacional para Asia y Oceanía del Comce, Sergio Ley, expuso que existen tres "puntos rojos" para México en las negociaciones del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP).

Estos puntos son propiedad intelectual, acceso a mercados y reglas de origen que pondrían en desventaja a las clases más desprotegidas, a la industria nacional e incluso en algunos sectores generarían crisis de competitividad.

No obstante, el directivo del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), confió en que México esté a tiempo para posicionarse mejor en dichos rubros durante las negociaciones del acuerdo comercial.

Por su parte, el subsecretario de Comercio Exterior, Francisco Rosenzweig, aseguró que los países negociantes del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP) trabajan a ritmo rápido, a fin de que se concrete para este año y anunció que en los próximos dos meses se firmará la Alianza del Pacífico.

Ambos participaron en el XX Congreso de Comercio Exterior Mexicano, organizado por el Comce con el tema "Innovación, factor para un comercio exterior competitivo".

Ley explicó que en materia de propiedad intelectual, uno de los principales puntos en contra para México es la prolongación de patentes de ciertos medicamentos, "donde estoy convencido que tendrá consecuencias negativas para nuestro país".

Y es que hay patentes de medicinas que en su momento fueron liberadas y que ahora tendrán que ser sujetas a restricciones para su uso.

"Eso, indudablemente encarece los costos de salud que se tengan en el país y sobre todo, el bolsillo de las clases medias que no pueden tener acceso a seguridad social", advirtió.

El segundo punto de alerta, dentro de las negociaciones del TPP se encuentra en el capítulo de acceso a mercados, en donde en primera instancia reconoció que es de gran beneficio para los productos mexicanos que accederán con ciertas preferencias a naciones a las que antes no podían hacerlo.

Sin embargo, dos de las economías más poderosas que participan en las negociaciones como son Estados Unidos y Japón, están reservando el derecho de liberar ciertos productos, lo que sería de grandes consecuencias para el país.

"Creo que si no logramos que el sector agrícola japonés se abra realmente a los países miembros del TPP, tendríamos una considerable pérdida, y lo mismo sucede con Estados Unidos en productos protegidos como el del azúcar, toda vez que hay una reticencia fuerte en ese país para liberar el mercado del azúcar dentro del acuerdo", advirtió Sergio Ley.

Y el tercer punto, precisó, se refiere al capítulo de reglas de origen en donde calificó como absurdo exigir que un vestido esté elaborado con 20 por ciento de insumos del país de origen y el restante 80 por ciento con los del resto de los países del TPP.

"Provocaría crisis en industrias como la electrónica que importa muchos componentes de países que no serán miembros del TPP, por tanto estas manufacturas estarían fuera del mercado de estas 12 economías", explicó el directivo del Comce.

Por su parte, el subsecretario de Comercio Exterior de la SE, aseguró "buscamos privilegiar la proveeduría regional, en particular la de las Pymes, a fin de que el proceso de comercio exterior pase por este sector y no se concentre en grandes corporaciones", señaló.

Rosenzweig mencionó que en el caso del capítulo de propiedad intelectual, es uno de los de mayor vanguardia en comparación con el TLCAN, pero hay que empatar los intereses de los 12 países participantes y por eso es de los que más trabajo tienen por su complejidad.

En materia de derechos de autor, refirió, México tiene una de las legislaciones más desarrolladas de los 12 países, a diferencia de otras naciones que ni siquiera tienen 50 por ciento.

Mientras que en el caso de acceso a mercado y reglas de origen, el funcionario de la SE explicó que una de las mayores ventajas de que Japón se incorporará a la negociación es que México podría retirar los cupos, principalmente en el sector agropecuario,

"Es decir, buscamos tener una mayor participación en el mercado de importaciones de Japón, por eso apoyamos su incorporación", al tiempo que mencionó que en el capítulo de reglas de origen, ya se aprobó más del 50 por ciento.

Durante el mismo evento, el presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), Valentín Díez Morodo, aseguró que el TPP no está resuelto; es un proceso que aún tardará, pero confió en que se encuentre listo hacia el primer trimestre de 2014.

Aseguró que en esta negociación se debe tener cuidado con no perjudicar los acuerdos bilaterales, trilaterales o regionales que México tiene con integrantes de los países negociantes.