Discrepancias entre gobierno-Canal de Panamá por buque norcoreano

La estancia de un barco norcoreano en Panamá detenido por transportar sin declarar armas de Cuba reveló hoy discrepancias entre el gobierno y la autónoma autoridad canalera por la imposición al buque de una multa de un millón de dólares.

"Sin el reporte definitivo de las Naciones Unidas (sobre la inspección a la armas), la ACP (Autoridad del Canal de Panamá) se ha precipitado en llegar a una conclusión y poner una multa", dijo a periodistas el canciller panameño Fernando Núñez Fábrega.

En un comunicado, la ACP explicó que multó a la nave porque en su declaración de tránsito "omitía información sobre carga de naturaleza peligrosa que transportaba y por el suministro de información falseada para el tránsito que tenía programado".

Además la entidad autónoma reveló que el barco evitó notificar sus antecedentes de detención por tráfico internacional de narcóticos y municiones de armas pequeñas "lo cual se requiere como parte del historial previo al tránsito por la vía acuática".

"El buque se encuentra en estos momentos bajo la custodia de la Fuerza Pública para asegurar los efectos de la negativa de salida del buque infractor hasta tanto se consigne el pago correspondiente", advirtió la ACP.

Las discrepancias ocurren en medio de la visita a Panamá, iniciada el lunes pasado, de una misión de funcionarios norcoreanos para gestionar la repatriación de al menos de 32 de los 35 marinos detenidos y para llevarse el barco "Chong Chong Gang".

La nave fue capturada el 10 de julio pasado, antes de ingresar al Canal de Panamá procedente de Cuba rumbo a Corea del Norte, por órdenes de la Fiscalía Antidrogas por sospecha de transportar estupefacientes, pero luego de una revisión se hallaron armas de guerra.

La imposición de la multa ha impedido el traslado del barco, aunque también está pendiente que la Fiscalía contra el Crimen Organizado emita una vista fiscal para determinar el grado de responsabilidad de los 32 marinos.

"Habrá que ver qué balance se puede establecer; si se pueden vender las armas, el azúcar para poder pagar esa multa porque si no los norcoreanos no van a poder pasar por Panamá ningún barco porque van a ser prófugos", indicó Núñez Fábrega.

Aclaró que la ACP, al ser una entidad autónoma, está separada del Poder Ejecutivo de Panamá, pero de todos modos dijo que el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, ha conversado sobre el tema con el administrador de la entidad canalera, Jorge Quijano.

"Me imagino que vamos a llegar a un acuerdo porque al final mucha de las cosas valiosas que ellos (las armas y el azúcar) han dejado también se pueden utilizar para pagar la multa", dijo.

Las armas, 240 toneladas, entre ellos dos aviones y 15 motores Mig, y lanzadores de misiles, cuya propiedad se la adjudicó Cuba, estaban ocultas debajo de 10 mil toneladas de azúcar cruda.

El gobierno busca una pronta solución al caso debido a que con relación al barco paga mil 200 dólares diarios por estar en un muelle privado; además que da atención médica y comida diaria a los 35 tripulantes.

Las autoridades consideran que solo tres tripulantes -el capitán, el segundo a bordo y un funcionario norcoreano- estaban enterados de las armas.

Una misión del Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) visitó el país entre el 13 y 15 de agosto pasado para determinar si el cargamento de armas violó las restricciones impuestas a Corea del Norte.

En un informe preliminar, citado por el Ministerio de Seguridad, la misión de la ONU adelantó que el envío de las armas "viola sin lugar a dudas las sanciones de la ONU, lo cual avala la posición panameña respecto de su actuación".