Niñez sufre mayor injusticia social: diputados

Al celebrar el Día Internacional de los Derechos del Niño, las siete fracciones representadas en la Cámara de Diputados coincidieron en que la niñez es la que más enfrenta y reciente iniquidad, pobreza, injusticia social y violencia familiar, entre otros problemas.

Observaron que las leyes nacionales carecen de disposiciones para que los niños y los adolescentes, que hayan sido víctimas de maltrato o cualquier otro acto discriminatorio puedan beneficiarse de medidas que permitan su recuperación física y psicológica, así como su reintegración social, como lo estipula el Artículo 39 de la Convención de los Derechos del Niños.

Ante esta situación, pidieron homologar las legislaciones federal y las estatales e impulsar una ley general para garantizar los derechos de los menores.

La presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, indicó que de acuerdo a la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en todos los países hay menores en condiciones excepcionalmente difíciles y que necesitan de especial atención.

En numerosas naciones, incluido México, dijo, la vida de las niñas y los niños está amenazada por la violencia, conflictos armados, falta de acceso a la educación, desnutrición, trabajo infantil, adicciones, trata de personas, explotación sexual y otras violaciones a sus derechos humanos.

La perredista informó que este grupo, que vive en las zonas rurales, tienen menos oportunidades de desarrollo, como a una educación de buena calidad o el acceder servicios de salud, a otros en términos de igualdad de condiciones con las niñas y los niños de las ciudades.

Datos estadísticos, reveló, demuestran que en 2010 había 39 millones de menores de 18 años, equivalente a 34.9 por ciento de la población, de los cuales 21.4 millones viven en pobreza; 56 por ciento de los menores de cinco años son pobres; siete de cada 10 niñas y niños indígenas viven en la miseria; tres de cada cuatro niñas y niños menores de 17 años presentan alguna carencia de sus derechos sociales.

Lo anterior, aseveró, indica que este grupo poblacional es el que más enfrenta el tráfico de personas, la migración, la explotación laboral infantil, niñas y niños en instituciones de cuidados alternativos y en conflicto con la ley, niños y niñas con discapacidad y con VIH/SIDA, entre otros.

A nombre del PRI en la Cámara baja, Flor Ayala Robles Linares, consideró que la situación de la niñez está sobrediagnosticada pues "de sobra sabemos las carencias que padecen nuestras niñas y niños, los abusos a los que son sometidos, la forma en que se ha venido cancelando su derecho a ser dichosos".

De más está traer cifras y datos, prosiguió, que sólo dan cuenta de una realidad que está presente en los cruceros de las calles, en los vagones del Metro, debajo de los puentes vehiculares, en las escuelas, en los muros de la frontera y en los centros para menores infractores o niños adictos.

Ayala Robles afirmó que derechos tienen de sobra los niñas y niños, tanto en la Constitución como en tratados internacionales, leyes y reglamentos, "pero de poco sirve contar con un catálogo de prerrogativas tan vasto como en el nuestro, de nuestro sistema legal, cuando hemos carecido de la capacidad para hacerlas realidad".

La conmemoración de este día, externo, tiene como fin instar a mujeres y hombres, padres de familia, organizaciones, gobiernos locales, autoridades nacionales, al reconocimiento de esos derechos y a garantizar su observancia con la adopción de medidas legislativas, y la implementación de políticas públicas.

Es por ello, afirmó que el Partido Revolucionario Institucional convoca a las fuerzas políticas, a los tres niveles de gobierno, a la iniciativa privada, a los sindicatos, a los líderes de opinión, a las organizaciones sociales, a fin de coordinar un gran esfuerzo por la niñez.

Una tarea nacional, subrayó, que traiga entre otros resultados, la proscripción del trabajo infantil, la erradicación de la trata de menores, la nula tolerancia contra depredadores y corruptores de menores, la reincorporación de los niños de la calle, el castigo ejemplar contra reclutadores en tareas delincuenciales, el cierre de los centros para menores infractores por no existir ilícitos que perseguir, lograr un índice de analfabetismo del cero por ciento.

Con la aprobación del presupuesto para el próximo año, aseguró la legisladora, se dio un pequeño paso en ese sentido, al contemplar una partida consistente en más de 650 mil millones de pesos para la atención de niñas, niños y adolecentes.

A nombre de Acción Nacional, la diputada Carmen Lucía Pérez Camarena, externó que en México hace falta un marco legal que considere a los menores de edad, como sujetos de derechos y no sólo de protección.

Puntualizó que debe trabajarse para crear una legislación especial enfocada en cada grupo vulnerable de la sociedad, en especial a los que involucran a menores de edad, y explicó que para su fracción no puede darse una auténtica democracia sin el respeto pleno de los derechos de cada persona.

Pérez Camarena estableció que un tema preocupante es la violencia contra las niñas y niños, quienes de acuerdo a diversas encuestas, han sido víctimas, al menos una vez, de maltrato o de agresiones de algún tipo.

A su vez, Ricardo Astudillo Suárez, del Partido Verde, indicó que los niños son el reflejo de la sociedad mexicana, por lo que si se les protege y atiende "con buenas legislaciones" a mediano y largo plazos se verán resultados en el tejido social de las comunidades.

Subrayó que si un menor no recibe la instrucción adecuada, "quiere decir que estamos fallando en planteles y visión y política educativa", y de igual manera, si un niño ingresa a la delincuencia organizada, "quiere decir que estamos fallando en los programas de prevención social".

El representante de Movimiento Ciudadano, Gerardo Villanueva Albarrán, señaló que México debe asumir su compromiso y velar porque los menores cuenten con la garantía de vivir una infancia libre de maltrato, explotación y asegurar su plena participación en la vida familiar, cultural y social.

De acuerdo con cifras oficiales, informó, en México existen 40.4 millones de menores de 18 años y al menos 25 mil de ellos podrían estar cautivos por el crimen organizado, por lo que pidió resignificar los derechos de esta población y colocarlos entre los temas estratégicos del Estado.

La petista, Loretta Ortíz, destacó que el eje central de la Convención sobre los Derechos del Niño es la no discriminación y el interés superior de los menores, por lo que se pronunció por garantizar el goce y garantía de esos derechos.

En tanto, José Angelino Caamal Mena, de Nueva Alianza, propuso trabajar en una agenda para y por la infancia y dijo que no se puede hablar de logros mientras los menores sientan peligro donde deben estar bien resguardados.

Asimismo pidió generar una base de datos oficiales donde se establezca la realidad y vulnerabilidad en la que viven los menores, para llevar a cabo estrategias con un enfoque que impulsen políticas públicas a favor de sus derechos.

Recordó que en México viven más de 18 niños y niñas en condiciones de pobreza y que más de tres millones de menores realizan actividades económicas y laborales, de los cuales el 47 por ciento no recibe alguna remuneración económica.