Apoya Obama cambios operativos en Senado de EUA

El presidente Barack Obama expresó hoy su respaldo total al cambio en las reglas de operación aprobado en el Senado, que disminuye a 51 el número de votos necesarios para confirmar nominaciones presidenciales de funcionarios de alto nivel.

"Apoyo el paso de una mayoría de senadores, tomado hoy para cambiar la manera en que Washington está trabajando, más específicamente, la manera en que trabaja el Senado", señaló Obama en rueda de prensa en la Casa Blanca.

Apuntó que la nueva normatividad en el Senado restaurará la tradición de considerar a las nominaciones de servidores públicos y jueces de manera más "rutinaria".

Señaló que los congresistas han optado por el "abuso de tácticas de procedimiento secretas para bloquear compromisos bipartidistas o para evitar que patriotas estadunidenses calificados ocupen posiciones en el servicio público o en nuestro sistema de gobierno".

El mandatario recordó que, por ejemplo, se han bloqueado en el Congreso legislaciones que podrían crear empleo en momentos en los que millones de estadunidenses están sin trabajo.

"(Los congresistas) han impedido acciones que podrían ayudar a las mujeres a luchar por un salario equitativo. Han evitado más progreso (...) para jóvenes inmigrantes esforzados que tratan de ganar su ciudadanía", remarcó el gobernante.

La votación, de 52 a favor y 40 en contra, fue vista como un precedente histórico, ya que altera las reglas de operación de la cámara alta, en vigor desde hace más de 200 años, según las cuales se requería del consenso de 60 de 100 senadores para confirmar las nominaciones.

Obama subrayó que en las pasadas seis décadas antes de que asumiera el poder sólo 20 nominaciones presidenciales a posiciones ejecutivas tuvieron que superar obstrucciones en el Senado, sin embargo, en los cinco años de su gobierno casi 30 nombramientos han sido bloqueados.

Resaltó que todos los presidentes, desde George Washington en 1789, han ejercido el poder para nombrar a jueces de la Suprema Corte.

Asimismo, consideró que las obstrucciones no son porque los nominados no estén calificados para el cargo que ocuparían y añadió que el estancamiento en el Congreso ocasiona paralización en los sistemas criminales y de justicia civil.

"Así que creo que el voto de hoy es una indicación de que la mayoría de senadores opinan, como yo, que ya es suficiente", destacó Obama.

"El pueblo estadunidense está enfermo de esto (el obstruccionismo), nosotros estamos enfermos", señaló por separado el presidente del Senado, el demócrata Harry Reid.

Apuntó que la obstrucción de los republicanos a los nominados del presidente Obama han alcanzado niveles "nunca antes soñados".

Reid indicó que en los primeros 140 años de este país no hubo la práctica legislativa del obstruccionismo y anotó que en los 230 años de historia sólo ha habido 168 obstrucciones, sin embargo durante el gobierno de Obama, la táctica ha sido usada en forma desproporcionada.