Invita el australiano Leslie Howard a descubrir la gran obra de Liszt

Especialista en la obra de Franz Liszt (1811-1886), el pianista de origen australiano Leslie Howard sostuvo hoy aquí que aún hay mucho por descubrir del artista austriaco, no sólo como compositor, sino sobre el ser humano que fue.

Howard, quien es considerado un prodigio al piano, está en México para ofrecer dos presentaciones en el Palacio de Bellas Artes, una el 5 de diciembre, acompañado por la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA), bajo la dirección de José Luis Castillo, y otra como solista, el día 7.

En entrevista con motivo de esos recitales, se refirió a Liszt como uno de los autores más famosos en toda Europa durante el siglo XIX, por su gran habilidad como intérprete.

Sin embargo, acotó, el autor de origen húngaro en su momento fue desconocido y tuvo que enfrentarse a mucha oposición, pues sí bien sus contemporáneos lo consideraban con una técnica avanzada y quizá el pianista más grande de todos los tiempos, fue un creador odiado y minimizado por celos y envidias.

Recordó que "tenía mucho dinero, pero parte de éste lo regaló a compositores jóvenes. Muchos músicos se opusieron a que su música fuera escuchada", insistiól al tiempo que aseguró que hay mucho por descubrir, sobre todo del lado humano del artista.

Howard se convirtió en el único artista en grabar 99 discos compactos de la obra integral de piano de Franz Liszt, incluyendo sus 17 obras para piano y orquesta, y parte de esa obra se podrá escuchar en el recital del sábado 7 de diciembre.

Acompañado por la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, el jueves 5 del próximo mes tocará "Preludio a Apollo et Hyacinthus" y "Concierto para piano y orquesta núm. 19 en Fa Mayor", de Wolfgang Amadeus Mozart, para cerrar con "Apollon musagète", de Igor Stravinski.

Mientras que el 7 del mismo mes, el programa estará integrado por "Fantasía en Do Mayor, Wanderer", de Franz Schubert; las transcripciones que hiciera Liszt de las obras "Danza sacra y dueto final de Aída" y "Reminiscencias de Boccanegra", de Simon Boccanegra.

También, "Paráfrasis del concierto de Rigoletto de Verdi" y "Muerte de amor de Isolda", escena final del "Tristán e Isolda", de Richard Wagner; al igual que "Romance sin palabras" y "Vals en Fa Mayor", de Giuseppe Verdi; "Hoja de álbum en Do Mayor", del álbum de la princesa Metternich, de Wagner; y "Sonata núm. 1 en mi menor", de Arthur Rubinstein.

"El programa de solista es muy hermoso, muy intelectual, es como si alguien hiciera un rompecabezas en la música, de tal manera que es emocionante y audaz. Por lo que hace a mi participación con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, es un poco más de mezcla", adelantó.

Además, consideró un lujo presentarse en una de las salas de conciertos más importantes del país, y ante la audiencia mexicana que es amable y "me la paso muy bien".

También ciudadano de la Gran Bretaña, donde reside, además de la proeza de grabar todo Liszt, en 14 años, Howard ha hecho más de 300 estrenos mundiales, con numerosas obras preparadas a partir de manuscritos inéditos y obras que no se habían vuelto a escuchar desde la vida del compositor.

Explicó que dichas obras y manuscritos son de una temática muy variada y añadió que tras haber grabado las piezas de quien fuera uno de los más destacados representantes de la "Nueva Escuela Alemana" lo empezó a dar a conocer.

"Cuando comencé a grabar, me di cuenta que había mucho material de Liszt y que no se había publicado. Comencé a buscar más en bibliotecas y al final logré publicar esta música que nunca antes se había hecho y que mucha gente conoció gracias a dichas grabaciones", concluyó.