Reflexiona Aoyama sobre "privatización" del cuerpo

Basada en el ensayo "Vigilar y castigar", del filósofo francés Michel Foucault (1926-1984), la propuesta multidisciplinaria "Anatomía de la privatización", de la compañía Aoyama, se presenta hoy y mañana en el Centro Cultural del Bosque (CCB).

Bajo la dirección y coreografía de Pablo Madrigal, la pieza es una reflexión sobre cómo el sistema capitalista y el estado se apropian del cuerpo de forma "natural" y se busca encontrar nuevas posibilidades de un discurso corporal.

La idea es que el espectador medite sobre su cuerpo y conozca si tiene control de él; si en verdad está tomando decisiones o está consciente de lo que hace con él, de lo que ha llegado o no a construir con él.

En declaraciones al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Madrigal recordó que habitualmente creemos que el cuerpo es lo único sobre lo que podemos ejercer control, pero dependiendo el contexto este sentido de propiedad se puede perder.

"Si pensamos en el cuerpo como un espacio capaz de apropiarse de un lugar y de una historia, entonces también es susceptible a una intervención", explicó.

Dividida en cuatro movimientos "Anatomía de la privatización", está construida bajo la corriente de los años 20, donde se buscaba regresar a lo esencial por medio de la repetición.

"Esto es porque, en un mundo saturado de imagen, construir una obra a partir de elementos simples es complejo ahora", detalló el coreógrafo.

Por lo tanto, los límites de la coreografía se expresarán a partir de la exacerbación de la repetición del movimiento, "vivimos en un entorno donde no conocemos los límites", expuso el artista.

Publicado en 1975, el ensayo de Foucault es considerado por la crítica como una revisión a los mecanismos sociales y teóricos que hay detrás de los cambios masivos que se produjeron en los sistemas penales occidentales durante la era moderna.