Libera Rusia bajo fianza a 26 de los 30 activistas de Greenpeace

La justicia rusa ha concedido la libertad bajo fianza a 26 de los 30 activistas de Greenpeace, detenidos hace dos meses durante una protesta contra la perforación petrolera en el mar Ártico, tras concederle hoy ese beneficio a otros seis extranjeros.

Dos tribunales de San Petersburgo otorgaron la libertad bajo fianza al neozelandés Jonathan Beauchamp, el ucraniano Ruslan Yakushev, el británico Frank Hewetson, el canadiense Alexandre Paul, el británico Iain Roger y el turco Gizem Akhan, informó la agencia de noticias Ria Novosti.

El lunes pasado, un tribunal de San Petersburgo concedió la libertad bajo fianza a tres de los activistas rusos, mientras el martes a nueve extranjeros, entre ellos a la brasileña Ana Paula Maciel y a los argentinos Miguel Hernán Pérez Orsi y Camila Speziale.

Otros ocho activistas lograron la víspera su liberación bajo fianza, entre ellos el capitán estadunidense Peter Willcox, los holandeses Faiza Oulahsen y Mannes Ubels, los británicos Alexandra Harris, Kieron Brya, Anthony Perret, así como el danés Anne Mie Roer Jensen y el suizo Marco Weber.

Por ahora, los tribunales rusos sólo le han denegado la libertad bajo fianza al activista australiano Colin Russell, a quien le prorrogaron por otros tres meses el arresto preventivo, hasta el próximo 24 de febrero.

Conforme paguen una fianza de dos millones de rublos (unos 61 mil 500 dólares), los activistas podrán ir abandonando la cárcel de San Petersburgo, a donde fueron trasladados la semana pasada desde la prisión del puerto ártico de Murmansk.

Hasta este jueves, 10 activistas han salido de la cárcel, entre ellos la brasileña Ana Paula y la doctora rusa Ekaterina Zaspa.

Los 28 activistas y dos periodistas, a bordo del rompehielos Arctic Sunrise, fueron detenidos el pasado 19 de septiembre por la Guardia Costera rusa luego de intentar escalar la plataforma petrolera de Gazprom para protestar contra las perforaciones en el mar Ártico.

Este jueves, el presidente ruso, Vladimir Putin, criticó los métodos que utilizaron los activistas de Greenpeace para protestar contra la exploración petrolera del Ártico ruso, aunque calificó de "nobles" sus objetivos.

"¿Es noble lo que hacen (los ecologistas de Greenpeace)? Sí, es noble ¿Fue correcto que se encaramaran a la plataforma? No, fue incorrecto", dijo Putin durante una reunión con escritores rusos, citado por medios de su país.

En principio los activistas fueron acusados de piratería, delito por el que castiga con hasta 15 años de prisión, sin embargo ese cargo fue rebajado a vandalismo que se castiga con una pena máxima de siete años de cárcel.