Inicia etapa decisiva para la formación de nuevo gobierno alemán

Los dos mayores partidos de Alemania llevan a cabo hoy en Berlín la etapa decisiva de las negociaciones para alcanzar acuerdos sobre sus líneas y propuestas políticas y formar una Gran Coalición para gobernar el país.

Los acuerdos alcanzados hasta ahora en cuatro semanas de negociaciones son magros y no se han concluído en ninguno de los puntos mas importantes para los dos partidos. En la mayoría de los temas solo se han alcanzado acuerdos de principio.

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, declaró poco antes de que empezaran las negociaciones que los partidos deben mostrar disposición al compromiso y que incluso ella tendrá que aceptar algunas líneas políticas que, como demócrata cristiana, no favorece.

Las negociaciones se llevan a cabo en Berlín en la sede del partido del que Merkel es presidenta, la Unión Demócrata Cristiana (CDU). En la Konrad Adenauer Haus, nombre que lleva la sede de ese partido, hay reunidas 70 personas, entre dirigentes, grupos de trabajo y asesores.

El grupo demócrata cristiano está encabezado por la canciller federal y por los funcionarios mas altos de ese partido, y el contigente del Partido Socialdemócrata tiene como cabeza a su presidente, Sigmar Gabriel, y también a sus pesos pesados.

En declaraciones al diario Süddeutsche Zeitung, Merkel comentó en concreto que no está de acuerdo con el establecimiento de un salario mínimo en el país, y además que éste sea igual para todos los rubros profesionales. Dijo que no la considera una medida correcta para una economía para Alemania, pero que tuvo que aceptarla.

Se trata de una promesa electoral del Partido Socialdemócrata a sus electores. El meollo respecto a esa política es ahora la fijación de una cantidad específica: los socialdemócratas quieren desde la campaña electoral que este sea de 8.50 euros para todos, un nivel con el que los demócrata cristianos no están de acuerdo.

La revision anual de los contratos laborales y los aumentos salariales se negociaron hasta ahora en Alemania entre el sindicato, los representantes del personal de la empresa y la patronal.

Alemania es una economía de mercado con orientación social y ese sistema funcionó bien hasta ahora, lo que es visible en la paz social que hay en el país.

Los temas que hoy se abordan en las negociaciones son principalmente financieros, la integración de extranjeros a la sociedad y la inmigración. Estos últimos dos temas tienen relevancia porque Alemania tiene una sociedad que camina hacia grandes cambios estructurales por el envejecimiento de su sociedad.