México sí puede lograr un ambiente favorable para la niñez: UNICEF

A pesar de los retos que México enfrenta en materia de atención a la niñez, la representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en el país, Isabel Crowley, se dijo optimista de lograr un ambiente en donde los niños sean felices y de desarrollen.

Al conmemorarse este miércoles el 24 aniversario de la Convención de las Naciones Unidas para la Infancia, la funcionaria reiteró el llamado del Fondo a nivel mundial, para adherirse a la campaña #ENDviolence, para romper el círculo de violencia que persiste contra los menores.

En entrevista con Notimex recordó que la forma más grave de la exclusión es la que padecen las niñas indígenas en el ámbito rural, pues de acuerdo con el Censo 2010, 54.2 por ciento de ellas, entre 12 y 14 años, no están en la escuela.

Además, persisten problemas de violencia dentro de la casa, que van desde el trabajo doméstico excesivo, la disciplina demasiado severa, hasta los ataques sexuales y, en la calle, el "bullyng" en la escuela para aquellas que tienen la suerte de ir, o el asedio del crimen organizado.

Este último problema, el asedio del crimen organizado es especialmente grave para las adolescentes, quienes también enfrentan muchas veces violencia de pareja.

Ante ese panorama, Isabel Crowley llamó a la sociedad mexicana para "no cerrar los ojos" y asumir una actitud activa de "¡Ya basta!" ante el problema que significa la violencia contra los niños.

Además de las autoridades encargadas de hacer y ejecutar leyes más eficaces, es la sociedad misma y la familia, quienes se tienen que aplicar para eliminarla y lograr ambientes donde los niños crezcan felices, protegidos y puedan desarrollar todas sus capacidades.

Hay 40 millones de niños en México y de ellos, la mitad se encuentran en condición de pobreza, cinco millones en pobreza extrema, y a ellos, las condiciones de vida les imponen más dificultades, si bien es deber de la sociedad trabajar porque cuenten con oportunidades de crecimiento.

Entre otros retos, estos niños enfrentan ambientes violentos, donde se da el consumo de alcohol y drogas y por ello es especialmente importante romper ese círculo, porque la violencia contra un niño, afecta también el entorno social, como dice Anthony Lake, titular de UNICEF.

Respecto a México, Isabel Crowley se dijo optimista y recordó que la UNICEF realizó hace dos semanas un encuentro con niñas indígenas en Chihuahua y realizará otro esta semana en Oaxaca, para escucharlas y saber qué políticas públicas es necesario impulsar, sin que sean diseñadas desde el escritorio de un adulto.

También es necesario educar a los padres y hacerle ver a la sociedad que no puede mirar para otra parte mientras se maltrata a un niño. Por eso, insistió en llamar a la población a unirse a la campaña #ENDviolence, mediante la cual UNICEF busca visibilizar este problema mundial.