Plantearán crear Código de Ética de los Servidores Públicos del DF

El diputado local Alejandro Piña Medina propondrá a la ALDF crear el Código de Ética de los Servidores Públicos de esta capital, que instaura criterios y valores éticos para mejorar los estándares de desempeño profesional y promover la cultura de transparencia y honestidad.

En entrevista, indicó que este catálogo de valores y principios no sólo establece una lista de reglas a observar o en la definición de situaciones a alcanzar, sino que aspira constituir un proceso de gestión permanente, que sostenga la tarea de gobierno, así como su funcionamiento y evolución.

El presidente de la Comisión de Administración Pública Local de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) afirmó que según el Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno de la Organización No Gubernamental Transparencia Mexicana, en 2010 se registraron 210 millones actos de corrupción en el uso de servicios públicos.

Sostuvo que por ello, en México los servidores públicos son objeto de más control y exigencia por la ciudadanía, y se debe contar con un marco básico de principios éticos que abonen a la consolidación de una atención con calidad y calidez, bajo esquemas de respeto, responsabilidad y solidaridad.

El diputado perredista subrayó que la administración pública federal emitió el 25 de julio de 2002 el Código de Ética de los Servidores Públicos, que contiene reglas generales de conducta que orientan las acciones individuales en el ejercicio de funciones, para atender las demandas ciudadanas.

No obstante, resulta fundamental incluir estos principios en leyes complementarias a las federales, para especificar su aplicación y hacerlos de conocimiento para todos los niveles de gobierno, aseveró.

Piña Medina dijo que su iniciativa plantea que "el ingreso y la permanencia de los servidores públicos, debe implicar el conocimiento de este Código, y el compromiso de apegarse a normas de comportamiento idóneas que fomenten una cultura de respeto y profesionalismo del servidor público".

Además, los funcionarios no podrán solicitar o recibir beneficios que fomenten o contribuyan al menoscabo de la administración pública, y sus decisiones y acciones deberán estar "por encima de intereses particulares, ajenos al bienestar colectivo, y conducirse con honestidad", destacó.

Añadió que su propuesta también señala que el servidor no deberá utilizar su cargo público para obtener algún provecho o ventaja personal o a favor de terceros, y que tiene que actuar "sin conceder preferencias o privilegios indebidos a organización o persona alguna".