Reforma energética de Peña Nieto es nacionalista: Lozoya Austin

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, afirmó que la reforma energética planteada por el Ejecutivo federal es nacionalista, por lo que la paraestatal, los yacimientos y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) seguirán siendo propiedad del país.

Ante la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados para explicar el Plan de Negocios 2014-2018, declaró que "no hay negociaciones ni reuniones en lo oscurito con diputados de Acción Nacional, en torno a la reforma energética y el establecimiento de contratos de producción compartida y de licencias o concesiones".

Lozoya Austin subrayó que "para obtener más recursos para la paraestatal no sólo se necesita una reforma fiscal, sino una reforma energética a fondo".

Enfatizó en tal sentido que "ninguna de las propuestas que han presentado las tres principales fuerzas partidistas representadas en el Congreso de la Unión hablan de privatizar a las empresas del sector energético ni tampoco la renta petrolera".

Llamó al Congreso de la Unión a fortalecer a Pemex y a apuntalar al sector energético con el fin de detonar el crecimiento económico del país y remarcó que para lograr ese objetivo "es clave la reforma energética y la participación del Poder Legislativo".

El funcionario federal indicó que no es hablando de traición a la patria o de una supuesta privatización, como mejorará la situación del sector, sino incrementando la competitividad y producción.

Subrayó la necesidad de dinamizar a la economía nacional y para ello, dijo, se tienen dos palancas: "la reforma del sector energético y el fortalecimiento de la empresa petrolera y en ambos casos se requiere de la inversión privada".

Emilio Lozoya externó a los diputados federales que integran la Comisión de Energía que el gobierno federal es respetuoso de la soberanía y de las decisiones que adopte el Poder Legislativo.

Aclaró que la refinería de Tula, Hidalgo, sigue en la cartera de proyectos de la paraestatal y ante la limitación de recursos su construcción se dividió en dos etapas.

Prueba de ello, expuso, es que para la primera etapa se prevé una inversión de casi cuatro mil millones de dólares hasta 2017 y para concluir la segunda fase se requiere la aprobación de la reforma energética.

Hizo notar que en ese mismo periodo se espera reconfigurar las refinerías de Salamanca, Guanajuato, y Salina Cruz, Oaxaca, con recursos estimados en tres mil 200 millones de dólares y tres mil 500 millones de dólares, en cada caso.

A la pregunta del vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja, de que el empresario Carlos Slim busca adquirir el control mayoritario de Repsol, donde Pemex tiene participación de 10 por ciento, respondió: "la respuesta contundente es no, no lo estamos negociando, sin embargo se requieren cambios en esa empresa".

Explicó que "desde que la administración actual de Repsol ha tomado las riendas de la empresa, el retorno de la acción ha sido de cero, mientras que para un promedio de las empresas europeas, de exploración y producción, ha sido de 87 por ciento, y para las empresas internacionales de 69 por ciento".

El titular de Petróleos Mexicanos dio a conocer que se invierten 24 mil millones de dólares en exploración y producción y se requieren otros 60 mil millones de dólares si se quiere perforar 20 mil pozos.

Mencionó que de acuerdo con un diagnóstico, se importa 34 por ciento del consumo de gas, 50 por ciento de las gasolinas y 65 por ciento de los petroquímicos, que representan unos 20 mil millones de dólares.

Mientras que la producción de crudo pasó en los últimos ocho años de 3.3 de millones de barriles diarios a 2.55 millones de barriles, con lo que ha caído 33 por ciento.

En su primera intervención, Emilio Lozoya Austin aseveró que el Plan de Negocios 2014-2018 de Pemex cumple con los requerimientos de la ley y establece metas concretas para medir el desempeño de la paraestatal.

Informó que el programa fue analizado desde finales del año anterior y en mayo pasado se presentó para su aprobación al Consejo de Administración, entidad que utiliza como insumos la Estrategia Nacional de Energía y el Plan Nacional de Desarrollo, entre otros.

Destacó que ese plan contiene metas de desempeño, principales proyectos de inversión, diagnóstico de la situación operativa y financiera considerando el entorno de los mercados internacionales y nacionales.

"Internamente en Pemex tenemos un análisis y tomamos como base para este análisis la confiabilidad, seguridad, rentabilidad y sustentabilidad para tomar decisiones de dónde vamos a ir, para obtener la mayor rentabilidad de nuestras inversiones", indicó.

Informó que los principales proyectos de Pemex en los siguientes cinco años se dirigen en el rubro de exploración y explotación, en aguas someras, áreas terrestres, aguas profundas y yacimientos no convencionales, como Chicontepec, y de lutitas petrolíferas.

También, abundó, se pretende acelerar la construcción de los gasoductos de Los Ramones, fase uno y dos, para tener un suministro amplio y a buen precio de gas natural para la industria y familias mexicanas.

Otro objetivo es mejorar la gestión de obras de exploración y producción con la finalidad de reducir costos de descubrimiento desarrollo y producción, refirió.

El director de Pemex señaló que el Plan de Negocios busca incrementar el inventario de reservas por nuevos descubrimientos y su reclasificación de reservas posibles y probables hacia reservas probadas.

De igual manera, prosiguió, se pretende generar proyectos de cogeneración de energía eléctrica, a fin de reducir los costos para la empresa petrolera.

Externó que en la actualidad la paraestatal consume 6.0 por ciento de la energía eléctrica del país, por lo que se pretende transformar las plantas industriales de combustóleo a gas.

Esto permitirá, explicó, que Pemex deje de consumir electricidad y ser un productor de energía eléctrica en beneficio de las familias mexicanas.