CIOAC llama a que haya un reparto justo de los recursos para el campo

El dirigente de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), Federico Ovalle, pidió que haya un reparto justo de los recursos para el agro que beneficie a todos los productores y trabajadores de la tierra.

El secretario general de esa central también conminó a sus agremiados a arraigarse en sus lugares de origen y desarrollar formas de organización encaminadas a la integración de proyectos o ramas de producción.

Los afiliados a esa agrupación deben insistir en sus demandas para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de todos, que el presupuesto para el campo se reparta de manera justa, sin favorecer a los grandes productores ni a los intermediarios.

Ovalle Vaquera enfatizó en que el presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados para el Programa Especial Concurrente (PEC) para el campo, que asciende a 338 mil 570.9 millones de pesos, debe permitir el desarrollo de los campesinos del país.

En un comunicado destacó que para 2014 el programa Apoyos a la Comercialización y Desarrollo de Mercados tendrá un presupuesto de ocho mil 72.1 millones de pesos; el de Proagro Productivo, 13 mil 558.8 millones de pesos; el de Desarrollo Sur-Sureste, mil 33.7 millones de pesos.

Progan Productivo contará, además, con cuatro mil 22 millones de pesos; para Atención a Indígenas se destinarán 11 mil 428.8 millones de pesos y para Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol, mil 213.3 millones de pesos.

Sin embargo el dirigente agrario consideró que esos recursos de nada servirán para el desarrollo de los campesinos del país, si los recursos "se quedan en pocas manos".

En ese sentido criticó algunas políticas que favorecen sólo a la agricultura comercial, los grandes ganaderos, acaparadores y "coyotes", quienes acusó se quedan con el esfuerzo del trabajo de los campesinos y con los recursos del PEC.

En un comunicado emitido en el marco del 103 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, el líder de la CIOAC insistió en que los grandes agroindustriales nacionales y transnacionales imponen precios a las cosechas y reciben 96 por ciento del presupuesto para el sector.