Denuncia CE a Alemania por Deutsche Bahn y Deutsche Post

La Comisión Europea (CE) denunció hoy a Alemania frente al Tribunal de Justicia Europeo por dos casos: la estructura empresarial de Deutsche Bahn, que tiene prácticamente el monopolio ferroviario y por la ayuda pública a Deutsche Post, el Correo Alemán.

Sobre el primer caso, el Ejecutivo comunitario cree que la antigua entidad estatal y varias de sus filiales podría haber aplicado "un sistema de fijación de precios contrario a la competencia".

Esto se refiere en particular a la corriente de tracción, que es la electricidad empleada por los trenes en la red ferroviaria, según informó la CE en un comunicado.

Además, en el centro de la denuncia están también las tarifas que otros operadores deberían pagar para utilizar la red del consorcio ferroviario.

El caso se remonta a 2011, cuando la Comisión recibió quejas de otros operadores alemanes y decidió llevar a cabo investigaciones en las instalaciones de Deutsche Bahn y sus filiales.

Así mismo la CE denunció a Alemania por no haber recuperado ayudas estatales ilegales concedidas para subsidiar los costos de las pensiones de funcionarios de su servicio nacional de correos, Deutsche Post.

Unos mil millones de euros de ayudas públicas a Deutsche Post están en juego.

La CE determinó que, según se lee en un comunicado, "la combinación de precios altos regulados y subsidios a las pensiones concedidas por Alemania, dieron a la antigua empresa pública de correos una ventaja económica injustificada frente a otros competidores".

La Comisión había ordenado en enero de 2012 a Alemania que recuperara las ayudas incompatibles concedidas por valor de entre 500 millones (671 millones de dólares) y mil millones de euros (mil 340 millones de dólares).

Las investigaciones europeas sobre el caso comenzaron en 1999 y se concluyeron en un fallo en contra de Alemania en 2002, sin embargo el Tribunal de Justicia anuló esta decisión en 2010.

Alemania volvió así a estar al centro de las críticas de la Comisión, una semana exacta después de que esta misma institución abriera una investigación contra la locomotora europea por su superávit exportador.

La UE cree que Alemania daña al resto de Europa: el país sigue incrementando sus exportaciones pero no invierte y no estimula la demanda interior, según los críticos, con graves daños al resto de los países.