Mecanismo de Daños y Pérdidas, nueva piedra en cumbre climática

La discusión del nuevo mecanismo de Daños y Pérdidas que se negocia en el marco de Naciones Unidas para los países que más sufren los impactos del cambio climático, es la nueva piedra en las negociaciones globales contra el fenómeno.

La Conferencia 19 de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 19) trasladó a ese tema las diferencias entre países desarrollados y países en vías de desarrollo, principalmente en lo que se refiere al financiamiento del mecanismo propuesto el año pasado, en la COP 18 en Doha.

A dos días de que concluya la COP 19 de Varsovia (del 11 al 22 de noviembre), varios países del Grupo77+China se levantaron este día de la negociación denunciando las reticencias de Estados Unidos, Canadá y Australia de cerrar un acuerdo en la materia antes de 2015.

El jefe negociador de Estados Unidos, Todd Stern, explicó que existe preocupación sobre cómo llevar este mecanismo, dudas sobre si un mecanismo de Daños y Pérdidas crea un tercer pilar en la lucha global contra el cambio climático junto a la adaptación y mitigación.

En rueda de prensa, aseguró que los negociadores estadunidenses se vieron sorprendidos por la reacción del Grupo77+China, ya que es una negociación abierta que no está desligada de otros temas de cooperación.

Stern descartó que esto afecte la cooperación que en materia de energía y cambio climático se tiene con China y que se trabaja cerca de sus negociadores, por lo que "la cosa ahora es ver cómo se crea el mecanismo, no creo que se atore y sí que habrá una solución".

Recalcó que hay que buscar una estructura que tome en cuenta las necesidades de los países más afectados por el fenómeno, los más pobres, pero con los anteriores esquemas de responsabilidades entre países desarrollados y los en vías de desarrollo.

Delegados de diferentes países del G77+China han denunciado la existencia de un documento elaborado por el gobierno estadunidense, que ha formado parte de las negociaciones en Varsovia, que no quiere reconocer el nuevo esquema como un instrumento independiente de los ya existentes.

El delegado de Bolivia, René Orellana, que forma parte de ese grupo, coincidió este miércoles en señalar que no se aprecia voluntad clara de parte de los países desarrollados para alcanzar un acuerdo.

Por su parte, las delegaciones de China, India, Sudáfrica y Brasil explicaron que se mantienen en la posición del Grupo77+China de pedir un cambio de actitud a países como Estados Unidos, Asutralia y Canadá para poder avanzar en las negociaciones.