Muestra "The Mystery of the Ordinary" la identidad de René Magritte

La obra del pintor surrealista René Magritte, a 115 años de su nacimiento que se cumplen mañana, continúan vigentes y engalana exhibiciones importantes; ejemplo de ello es la muestra de Otoño del Museo de Arte en Nueva York (MoMA).

Titulada "The Mystery of the Ordinary, 1926-1938", la exposición presenta la primera etapa del artista con pinturas y "collages" creados por Magritte en Bruselas, entre 1926 y 1927.

Con aproximadamente 80 obras, entre pinturas, "collages", objetos y fotografías, la muestra da cuenta de su trabajo en esos años, el cual constituyó un nuevo enfoque para el arte surrealista, de acuerdo a la página oficial en Internet del MoMA.

El público podrá apreciar una perspectiva sobre la identidad de Magritte como un pintor moderno y un artista surrealista en "The Mystery of the Ordinary, 1926-1938", muestra que permanecerá abierta hasta el 12 de enero del 2014.

René Francois Ghislain Magritte nació el 21 de noviembre de 1898, en la ciudad de Lessines, Bélgica, donde transcurrieron sus primeros años, hasta 1910 cuando su familia se trasladó a Chatlet.

En esos años el joven artista comenzó sus cursos de pintura y enfrentó la perdida de su madre, quien se suicidó en el río Sambre, de acuerdo con su biografía disponible en "renemagritte.org".

Después, Magritte cursó estudios en la Académie Royale des Beaux-Arts, en Bruselas, y en 1922 contrajo matrimonio con una amiga de la juventud quien fue su modelo, Georgette Berger.

En un primer periodo creativo, sus obras estuvieron influidas por el artista italiano Giorgio de Chirico (1888,-1978) y por la atmósfera misteriosa de sus pinturas.

Tiempo después, siguió la vanguardia parisina, presidida por el escritor y poeta André Breton (1896- 1966), de acuerdo con el portal "biografiasyvidas.com".

En 1927 montó su primera exposición en Bruselas, la cual se engalanó con la pintura "Los amantes", no obstante esta muestra no fue muy exitosa por lo que el pintor se trasladó a París, Francia, donde entabló una amistad con Breton.

Entre 1928 y 1929, Magritte realizo una serie de pinturas llamada "La traición de las imágenes", de la que destaca "Ceci n'est pas une pipe" (esto no es una pipa).

En Francia no consiguió un gran impacto, por lo que un año después regresó a Bruselas, donde trabajó en una agencia de publicidad que formó con su hermano.

Durante la ocupación alemana de Bélgica, en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), permaneció en Bruselas; además en esos años su amistad con Breton se rompió y su arte entró en el denominado "Periodo de Renoir", que se caracterizó por la presencia de la técnica impresionista.

La siguiente etapa del pintor fue la llamada "Periodo de Vache", en ella presentó un estilo fauvista provocativo.

Entre sus cuadros más importantes se encuentran: "El hombre que se hizo invisible", "Los valores personales", "Para no ser reproducido" y "El hijo del hombre".

Magritte murió de cáncer de páncreas el 15 de agosto de 1967 en su propia cama y sus restos fueron enterrados en el cementerio de Schaerbeek, Evere, Bruselas.