Escudriña Ignacio Padilla el miedo en "El Legado de los Monstruos"

Un tratado sobre el miedo, sus variantes y usos en la sociedad contemporánea ofrece Ignacio Padilla en su más reciente publicación, "El Legado de los Monstruos".

Para el autor, el miedo siempre ha estado presente en la historia del ser humano ya sea como herramienta, arma u obstáculo por eso quien lo domestica vulnera a la sociedad y la puede controlar.

En entrevista con Notimex, Padilla destacó que este tipo de control es algo que el ser humano tiene que reconocer sobre todo en una sociedad como la mexicana que se encuentra en constante conflicto.

"Por eso, en este libro, propongo que despertemos un poco, para no permitir que otros jueguen con nuestro miedo, porque quien controla nuestros miedos, controla todo", aseguró.

El Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca consideró que en ocasiones esos miedos universales no tienen una forma física a la que puedas enfrentar, por lo que el hombre se crea miedos secundarios, que son los monstruos.

Explicó que de esta es la manera en que las personas materializan sus miedos para poder hablar con ellos y enfrentarlos como una especie de psicoterapia, en la que el monstruo resuelve cosas que de otro modo dolería mucho solucionar.

El escritor detalló que en ese sentido, los monstruos que ha creado la imaginación humana son infinitos, pero también son sumamente parecidos, por lo que, si bien es imposible abarcar toda la nómina que existe, si es muy fácil identificar los tipos de miedos universales que encarnan.

Los monstruos, abundó Padilla, son el reflejo de la sociedad que está constituida por individuos que siempre le tienen miedo a lo mismo, por lo que esas creaciones, cuentan cómo ha sido la historia de la humanidad.

"Entonces aquí he hecho una taxonomía de seis o siete tipos de monstruos que identifico, no sólo en mi experiencia personal o mi experiencia como lector o cine espectador, sino en el folclor popular de todas las tradiciones", apuntó.

Por otro lado, prosiguió, están los objetos de artificio que vienen desde el "Golem" de la tradición judía-checa hasta "Frankenstein", pasando por el miedo que podemos sentir a las muñecas asesinas y robots, "es el miedo que tenemos a ser castigados por haber querido ser dioses".

Asimismo, el escritor señaló que no todo es negativo en cuanto al miedo, ya que este sentimiento también ayuda sobre todo en la supervivencia de la especie, ya que sin esa adrenalina que genera no se podría reaccionar ante algún peligro.

"El miedo nos hace sobrevivir, nos permite crear nos hace sentirnos vivos y nos conduce a una mayor plenitud", aseguró.

El también catedrático en la Universidad Iberoamericana consideró que en la actualidad la sociedad está en un estado de miedo generalizado, ya que gracias a la revolución de las comunicaciones se ha generado un exceso de información que lo único que causa es pánico en las personas.

Además de ofrecer su visión sobre el tema, en el libro, el escritor presenta un ensayo sobre la relación que tiene el miedo con el poder, con la industria del entretenimiento, con el arte, con la psicología, con la sociedad y desde luego con los monstruos.

"El legado de los monstruos", detalló Padilla, en la primera parte habla de los tipos del miedo, de las variantes y de sus usos en la sociedad contemporánea; mientras que la segunda parte se integra por ensayos muy concretos sobre vampiros, monstruos, muñecas alienígenas y momias, entre otros.

Explicó que para realizar este ensayo, no tuvo que hacer gran investigación, ya que el miedo es un tema que siempre le ha interesado, por lo que tras un par de años de organización pudo por fin plasmar sus ideas en esta publicación.

De la misma manera, Padilla señala en el libro algunos conceptos como el "combustible pánico", o la "maquinaria pánica" que son elementos y personas que refinan el miedo para convertirlo en otra cosa.

"Es un tratado de lo que yo entiendo por esa emoción llamada miedo y una taxonomía, una semiótica, una interpretación de la sociedad contemporánea y de mí mismo como miembro de la sociedad a través de los monstruos a los que temo y a los que quiero", puntualizó.