Impulsan inmigrantes crecimiento de población europea en 2012

El incremento de 1.7 por ciento en el número de inmigrantes en la Unión Europea impulsó el aumento de la población de la mancomunidad en 1.1 millón de personas entre 2012 y 2013, hasta un total de 505.7 millones, de acuerdo con Eurostat.

El flujo migratorio fue responsable por 900 mil nuevos habitantes de la Unión Europea (UE), un 80 por ciento del total, mientras que el crecimiento natural (la diferencia entre los nacimientos y los fallecimientos) respondió por los otros 200 mil.

De manera general, la población aumentó en 17 países de la UE y disminuyó en once, con el alza más expresiva en Luxemburgo, de 23 personas por mil habitantes, y la caída más importante en Lituania, de 10.6 por mil.

Las mayores alzas relativas en el número de ciudadanos extranjeros se registraron en Luxemburgo, de 18.9 nuevos inmigrantes por mil habitantes, Malta, de 7.4 por mil, Italia, de 6.2 por mil, y Suecia, de 5.4 por mil.

En contraste, Irlanda fue el país europeo que más perdió inmigrantes, -7.6 por mil habitantes, mientras que Grecia se situó en la quinta posición en esta lista, con un éxodo migratorio de -4 por mil, seguida de Portugal y España, con -3.6 y -3.5 por mil, respectivamente.

Eurostat no menciona los países de procedencia de esos inmigrantes.

En cuanto al crecimiento natural, el más fuerte se observó en Irlanda, de 9.5 personas adicionales por mil habitantes, seguida de Chipre, con 5.2 por mil, Luxemburgo, con 4 por mil, y Francia y Reino Unido, con 3.8 por mil ambos.

Doce países han experimentado un crecimiento natural negativo, entre ellos Alemania, donde ese índice se situó en 2.4 personas a menos por mil habitantes.

La UE registró un total de 5.2 millones de nacimientos durante 2012, una tasa de 10.4 nacimientos por mil habitantes, estable comparado con el año precedente.

Irlanda tuvo la tasa de natalidad más elevada, de 15.7 nacimientos por mil habitantes, seguida del Reino Unido, con 12.8 por mil; Francia, con 12.6 por mil, y Suecia, con 11.9 por mil.

En contraste, Alemania registró la menor tasa de natalidad entre los Veintiocho, de 8.4 nacimientos por mil habitantes, por delante de Portugal, con 8.5 por mil, y de Grecia e Italia, con nueve por mil ambos.

Entre los cinco millones de muertes ocurridas en la UE en 2012, Bulgaria obtuvo el índice más elevado, con 15 fallecidos por mil habitantes, e Irlanda el menor, con 6.3 por mil.