Llama Conapred a fortalecer leyes para evitar discriminación

El presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Ricardo Bucio, se pronunció hoy a favor de un fortalecimiento de las leyes e instrumentación de políticas públicas para evitar dicho flagelo.

Asimismo, el funcionario llamó a promover una mayor igualdad en el país, cuya población, dijo, en una gran mayoría está en riesgo de vulnerabilidad a sufrirlo.

Entrevistado previo a su conferencia magistral "Discriminación y Adultos Mayores", en el marco del Seminario Internacional "La Senectud y su Futuro en Latinoamérica", Bucio consideró que los estados deben tener una mayor estructura para prevenir y combatir la discriminación.

"Ahora, a nivel federal está a punto de aprobarse una reforma muy amplia a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, me parece que un siguiente paso es que podamos hacer una Ley General ya no sólo contra la discriminación, sino de igualdad, una Ley General de Igualdad y No Discriminación", mencionó.

Añadió que el gobierno "siempre se había arrogado, digamos, la posibilidad de dar servicios, otorgar bienes a la población, pero no de garantizarle sus derechos. Ahora esa definición legal que ya hicimos y esa definición de planeación nacional tiene que convertirse en política pública, me parece que es el gran reto de este sexenio".

Al hablar del alcance nacional de los esfuerzos contra la discriminación, el titular de la Conapred señaló que ya hay 23 entidades con leyes estatales contra ese flagelo, y aunque no todas implican un organismo, si implican su prohibición.

En este sentido, al referirse al caso tabasqueño, recordó que esta entidad carece de ley contra la discriminación y tampoco la ha tipificado como delito en su Código Penal "y me parece que ha estado si no reacia como otras entidades que sí tienen una resistencia más o menos fuerte al tema, sí ha estado omisa".

Asimismo, al preguntarle sobre los porcentajes de discriminación en el país, consideró como más factible hablar de los grupos poblacionales más vulnerables a ella, entre ellos el de las mujeres, que tienen un índice de 52 por ciento en la demografía nacional.

Además, los adultos mayores con un 11 por ciento, indígenas con 15 por ciento y los pertenecientes a la diversidad sexual, entre otros.