Destaca el INAH prevalencia y vigencia de la cultura maya

El secretario técnico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), César Moheno, inauguró hoy la exposición "To´on Maayáa´ onil le k´iinoóba" (Nosotros los Mayas contemporáneos) que muestra aspectos de la cosmovisión y vida cotidiana de los mayas con imágenes, sonido y textos.

En el acto inaugural, el funcionario señaló que en el INAH "queremos mostrar a México y al mundo que la cultura maya no es el pasado, sino un presente con vigencia que vive y late en cada uno de los integrantes de esa cultura del Yucatán de hoy, que estudian, trabajan y aportan su talento y esfuerzo al desarrollo de sus comunidades, de su estado y el país".

En presencia de funcionarios estatales, Moheno afirmó que esta exposición "nos invita a acercarnos al microcosmos del pensamiento y modo de ser de nuestros hermanos mayas, a través de sus relatos y leyendas, fotografías y objetos que dan cuenta de su vida cotidiana y su cultura".

Añadió que gran parte de la riqueza milenaria de los mayas se encuentra en el discurso, el tsikbal, "porque es en la palabra, en la tradición oral, en el diálogo, donde está la fortaleza del pueblo maya y de todos los mexicanos" y a través de ésta "nombran y entienden el mundo y las enseñanzas que han heredado de sus ancestros y que heredarán a las nuevas generaciones".

La muestra "To'on Maayáa´onil le k´iinoóba" se exhibirá hasta el 25 de enero de 2014 en el Museo Regional de Yucatán, Palacio Cantón, localizado en el emblemático Paseo de Montejo de esta capital.

La exposición está organizada en siete módulos independientes, llamados por los curadores "Cajas de Leyendas", que fueron construidas ex profeso y en ellas se describe la vitalidad actual de esta cultura a través de relatos orales sobre el nacimiento, la casa, la familia, el trabajo, la religión, el maíz y el pueblo, entre otros.

Integra 280 fotografías, textos en maya, inglés y español, audios en esta lengua indígena, además de objetos de la vida cotidiana, como aperos de labor, vasijas, bules, hamacas y también huipiles bordados.

Los temas de cada "caja de leyendas" fueron consignados y también traducidos por el lingüista Fidencio Briseño Chel, investigador del Centro INAH Yucatán.

Por su lado, el coordinador de la exposición y diseñador del concepto museográfico, Adriaan Schalkwijk, explicó que la decisión de construir los módulos para albergar la muestra fue con dos objetivos: el primero, respetar al máximo la arquitectura del Palacio Cantón y el segundo, para contar con espacios independientes (cabinas sensoriales) para que éstas puedan ser vistas como si se tratara de las páginas de un libro.

"La idea de To´on (Nosotros) es hacer una lectura de los mayas contemporáneos", dijo Schalkwijk, pues los hablantes de la cultura maya en México residen primordialmente en tres estados (Yucatán, Quintana Roo y Campeche), así como en 120 municipios y cuatro mil 196 localidades.

"Con la ayuda del lingüista Briseño, encontramos la vitalidad de las narraciones orales mayas, que nos hablan de sus conceptos del tiempo y el mundo, los dioses y la vida cotidiana", añadió Schalwijk. "Fidencio Briseño nos contó la leyenda de la soga viviente (kuxa'an suum), que habla de cómo la cultura fue rota en varios pedazos por los conquistadores. Se trata de una cuerda que estaba guardada en una caja, debajo de una gran ceiba. Llegaron extranjeros y quisieron obtener el tesoro, pero al abrir la caja sólo vieron la soga y, como ya no la pudieron volver a meter en la caja, la cortaron en varios pedazos y entonces ésta sangró", explicó el diseñador del concepto.

El coordinador la exposición refirió que las cajas también representan los pedazos de la soga y en su interior resguardan la cosmovisión y cultura maya.

A lo largo del recorrido, se pretende que el visitante escuche el relato en lengua maya, lo lea en su propio idioma y relacione las fotografías y objetos que la ilustran, agregó el coordinador y diseñador de la exposición.

Las 280 fotografías que muestran a los mayas actuales son de Bob Schalkwijk, quien ha practicado la foto etnográfica en México por más de cinco décadas.

También incluye trabajos de Pim Schalkwijk, de Alfredo Martínez y traducciones de Fidencio Briceño Chel, además de los acervos de la Fototeca "Nacho López", de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural.