Afirman que estreno de "El mudo" en Perú va a dar mucho de qué hablar

Consciente de que el estreno en Perú de la película "El mudo" va a dar mucho que hablar en ese país, el actor Fernando Bacilio presentó hoy en esta ciudad del sur de España "El mudo", una coproducción de ese país sudamericano, México y Francia.

En el marco de la 39 edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, expresó que espera que guste mucho esta película que trata de un problema muy controvertido en su país como es la corrupción.

"La corrupción, sobre todo la judicial, está siendo muy fuerte en Perú. Sé que cuando la película se estrene allá va a dar mucho de qué hablar", señaló en la Sala Colón que auspicia muchas de las actividades de este certamen cinematográfico.

En "El mudo", dirigida por los hermanos Daniel y Diego Vega, algunos acontecimientos inesperados en la vida de Constantino Zegarra, un juez peruano, le llevan a pensar que están buscando eliminarlo.

Sin embargo, la policía concluye que el disparo que casi acabó con su vida no es más que una bala perdida. El juez, no conforme, reabre la investigación y pronto se descubre a sí mismo rompiendo alguna de sus propias reglas para demostrar que estaba en lo cierto.

Bacilio confió en que esta cinta ayude a remover conciencias con el tema de la corrupción, arraigado en su país.

"Sé que cuando la película se estrene allá va a dar mucho que hablar", dijo.

El actor peruano, profesor de teatro en Trujillo, donde vive, confesó que en algún momento del rodaje se sintió rebasado y pensó en desertar.

No obstante, aseguró que los hermanos Vega, los directores, le metieron la idea de que era su película, y pudo interiorizarse en el personaje y disfrutar su papel.

Para Daniel y Diego Vega, esta es la segunda ocasión en la que visitan el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, después de estar en 2010 con "Octubre", en la 36 edición del certamen.

Para los cineastas, Bacilio ha sido "fundamental para mantener esta película" y para el propio actor, cuya carrera se centra en el teatro, afrontar el papel del juez ha sido todo un reto.

La cinta fue rodada en distintos distritos de Lima, en parajes un tanto sórdidos y con personajes que pasan a formar parte del paisaje urbano y que reflejan sus conflictos existenciales en un lenguaje directo y duro, en ocasiones.