Acuerda banco JP Morgan pagar 13 mil mdd por malas prácticas en EUA

El Departamento de Justicia anunció hoy que llegó a un acuerdo para que el banco JP Morgan Chase pague 13 mil millones de dólares por malas prácticas financieras al vender activos "tóxicos", causantes en parte la recesión económica de 2009.

La multa, anunciada este martes por el procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, es la mayor impuesta en la historia a una empresa del país, y no evitará que en el futuro las autoridades presenten cargos criminales contra los ejecutivos del banco.

El acuerdo resuelve así las acusaciones de que JP Morgan Chase, así como los bancos asociados Bear Sterns y Washington Mutual, dieron información falsa a inversionistas para que obtuvieran instrumentos financieros respaldados por hipotecas residenciales antes del 1 de enero de 2009.

El banco aceptó además haber hecho "serias tergiversaciones al público", incluidos inversionistas, acerca de los valores respaldados por hipotecas, conocidos por sus iniciales en inglés de RMBS, que ofrecieron en el mercado.

Asimismo, el acuerdo determinó que el banco JP Morgan otorgará ayuda a dueños de viviendas en problemas, así como a potenciales compradores de casas, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

"Sin ninguna duda, la conducta descubierta en esta investigación ayudó a sembrar las semillas del colapso hipotecario", expresó Holder en un comunicado.

Indicó que JP Morgan no era la única institución que antes de 2009 vendió activos conocidos como "tóxicos" a inversionistas que no sospechaban de ninguna mala práctica, y advirtió que las investigaciones sobre fraudes financieros del Departamento de Justicia aún no terminan.

"Ninguna empresa, no importa qué tan rentable sea, está por encima de la ley, y el paso del tiempo no es un escudo contra la rendición de cuentas", afirmó.

De los 13 mil millones de dólares del acuerdo, nueve mil serán destinados a saldar reclamos estatales y federales, en tanto que los otro cuatro mil millones de dólares serán para ayudar a consumidores afectados por la ilegal conducta de JP Morgan.