Presenta Thierry de Peretti su filme "Les apaches" en Gijón

El cineasta, actor y guionista Thierry de Peretti presentó hoy en esta ciudad su película "Les apaches", con la idea de acabar con falsos clichés y estereotipos que rodean Córcega.

En el marco de la 51 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, el cineasta, quien compite con el filme por el máximo galardón de la Sección Oficial, señaló que su trabajo está ambientado en el sur de Córcega, su lugar de nacimiento.

Un sitio, dijo, "presuntamente idílico", paraíso turístico durante unos meses al año y hogar habitual de inmigrantes marroquíes, rumanos, italianos o argelinos, como el protagonista de su película "Aziz", que a sus 17 años por una mala decisión se verá envuelto en graves problemas.

De Peretti cuenta en "Les apaches" un hecho real y lo ubica en un lugar atípico como es Porto Vecchio o Bonifacio, cuya población llega a los 300 mil habitantes en verano para quedar desértico en invierno.

"Buscaba acabar con los falsos clichés y los estereotipos que rodean Córcega, limitados a su belleza o a la mafia, algo deliberado por parte de Francia para controlar sus colonias", sostuvo.

Dijo que decidió trabajar con actores no profesionales para remarcar "el aspecto poético de mostrar lugares y personas reales" y para "captar rostros, formas de hablar y moverse no habituales en el cine".

Expuso que la violencia social está intrínseca en toda la película no sólo en el asesinato cometido por algo absurdo por sus protagonistas, sino también existe la violencia verbal, presente en las distintas clases sociales.

"En la película hay mucha realidad, pero el final está relacionado con los finales de historias fantásticas", dijo y añadió que su interpretación queda en manos del espectador.

En "Les apaches", la isla de Córcega en el ardiente verano es un paraíso turístico: jóvenes que buscan juerga, salen de marcha, beben y se drogan en exceso; villas de lujo a pie de playa, donde los ricos y ociosos se abandonan al lado de las piscinas para disfrutar del "dolce far niente".

"Aziz", hijo de inmigrantes argelinos, sueña con ser como ellos. Sus padres trabajan como cuidadores de una casa de recreo, y una noche, a escondidas, lleva a unos amigos.

Tras pasar la noche de fiesta, antes de marcharse roban algunos objetos de valor y dos fusiles de caza. Días más tarde cuando los propietarios de la casa llegan de París, culpan del robo a un argelino y poco a poco, la imprudencia de "Aziz" lo lleva a verse implicado en un ciclo de violencia.

En su filme debut como director, Thierry de Peretti pinta un crudo retrato del aspecto nihilista/hedonista de la juventud privilegiada, salpicado de racismo y la desesperación de un futuro incierto en un mundo donde todos poseen la felicidad y el horror que se compran con dinero.