Reorientación del gasto para el campo se logró parcialmente: Unimoss

La reorientación del gasto público para el sector agroalimentario se logró parcialmente en el presupuesto del PEC, para el que aprobaron 338 mil 570.9 millones de pesos para 2014, informó el presidente de la Unimoss, Javier López Macías.

Sin embargo en el Programa Especial Concurrente (PEC) persiste la alta concentración de recursos en programas regresivos que sólo benefician a grandes agroindustriales, expuso.

Entre los programas que sólo cambian de nombre están Incentivos a la Comercialización, antes Ingreso Objetivo; el Programa Nacional Ganadero, que era el Progan, y el Proagro Productivo, anteriormente llamado Procampo, señaló.

Con esto se mantiene la misma arquitectura de los programas en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), lamentó el dirigente agrario.

El presidente de la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (Unimoss) abundó que por ello existe el riesgo de que "los programas y el ejercicio del presupuesto de 2014, en muchos sentidos, sigan teniendo inercias que habrá que atajar lo más pronto posible".

Recordó que el presidente Enrique Peña dijo que se tiene que revertir la dependencia agroalimentaria por las importaciones de más de 50 por ciento de alimentos que consumimos y que se quiere llegar a una autosuficiencia de 75 por ciento, por lo que se planteó el objetivo de producir 25 por ciento más de alimentos.

Por ello "habrá que hablar de cambiar rotundamente programas como Apoyos a la Comercialización, el Progan, el Ingreso Objetivo, el mismo Procampo para que pueda reorientarse con su esfuerzo la inversión productiva, agregó López Macías.

En su opinión lo que se necesita es un cambio sustancial en los esquemas de financiamiento para que el sector social pueda acceder al crédito y a paquetes tecnológicos productivos con mayor capacidad de producción.