Recuperan tropas sirias estratégica ciudad de Qara, cerca a Líbano

Las tropas leales al régimen sirio recuperaron hoy la ciudad de Qara, situada en una ruta clave para los suministros entre Damasco y Homs, tras tres días de cruentos combates durante los cuales los rebeldes sufrieron numerosas bajas.

La captura de la zona estratégica se produce casi un mes después de que el ejército del presidente Bashar al-Assad lanzó una ofensiva contra la ciudad, cerca de la frontera con Líbano, según fuentes militares sirias, citadas por la agencia de noticias SANA.

"Después de tres días de enfrentamientos, el Ejército de Siria ha establecido pleno control sobre Qara", a unos 100 kilómetros al norte de Damasco, cerca de la frontera con Líbano", dijo la fuente.

Tras eliminar las últimas concentraciones de terroristas y desactivar decenas de artefactos explosivos que los rebeldes había colocado en la zona, el Ejército sirio capturó Qara y ahora realiza operaciones de limpieza en el área.

El viernes pasado, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicó que los seguidores del régimen de al-Assad y los rebeldes habían comenzado a concentrar miles de efectivos en la zona montañosa de Al Qalamun, en la frontera con Líbano, y sus alrededores.

Los rebeldes sirios, que utilizan la región alrededor de Qara para cruzar desde el Líbano, no han hecho comentarios sobre esta derrota, pero imágenes de medios árabes muestran a soldados sirios por las calles vacías de Qara.

Por su parte, insurgentes del Frente al Nusra y del Estado Islámico en Irak y el Levante, ambos vinculados con Al Qaeda, anunciaron su retirada de Qara, pero "prometieron volver pronto".

Los combates en Qara obligaron a por lo menos 17 mil sirios a huir a través de la frontera hacia Líbano, país que ya acoge a más de 800 mil refugiados sirios.

La guerra civil en Siria, que ha dejado unos 120 mil muertos, ha generado la mayor crisis de refugiados en dos décadas, lo que hace temer que el conflicto podría extenderse a países vecinos volátiles como Líbano e Irak.