Causan revuelo en Argentina cambios de gabinete de Fernández

El drástico cambio de gabinete ordenado por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, provocó hoy un intenso debate social con críticas y halagos a los nuevos funcionarios y expectativas por las políticas económicas que tomarán.

Dirigentes del oficialismo celebraron, de manera particular, el regreso a la actividad pública de la mandataria, quien reapareció ayer después de los 40 días de estricto reposo que cumplió por la operación en el cerebro a la que se sometió el pasado 8 de octubre.

"Me dio una gran alegría desde lo personal, no sólo desde lo institucional ver a la presidenta", afirmó el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien destacó la designación del gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Capitanich, como nuevo jefe de Gabinete.

"Lo conozco hace muchos años, compartí distintas responsabilidades institucionales. Es un hombre de experiencia, con un conocimiento de la economía que yo creo que va a hacer un trabajo importante", dijo.

Scioli consideró que los cambios anunciados anoche fueron "reflexionados y pensados con inteligencia para encarar los nuevos desafíos, ninguno de los designados es nuevo en términos de participación de este proyecto".

Por otra parte, el ex presidente de la Unión Industrial Argentina Juan Carlos Lascurain, manifestó su optimismo por el desempeño que tendrá el nuevo ministro de Economía, Axel Kicillof, "porque conoce perfectamente bien las cuestiones sobre las que hay que adecuarnos".

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, aseguró que los cambios fueron considerados, mensurados y ponderados por la presidenta "para seguir fortaleciendo el ritmo de la gestión" y profundizar el modelo político que gobierna el país desde mayo de 2003.

"Lo más importante de ayer no fueron los cambios sino ver a la presidenta absolutamente recuperada y con toda la energía para seguir gobernando este país como lo viene haciendo", advirtió.

Por el contrario, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Etchevehere, reclamó cambios "rápidos y contundentes" al nuevo ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, "porque la situación del sector es límite".

Señaló que "vamos a ver qué anuncia el nuevo ministro. Se sabe perfectamente qué es lo que hizo fracasar la política del gobierno nacional respecto del campo, sabemos lo que hay que cambiar".

La líder opositora Elisa Carrió, en tanto, denostó los cambios y denunció que el nuevo jefe de Gabinete "es alguien que miente mucho, es el corrupto más dulce de la Argentina".

También aseguró que, con su designación, la presidenta ya eligió a su sucesor con miras a las elecciones generales de 2015.