Intensifica policía búsqueda del autor de ataques en París

La policía francesa intensificó hoy la búsqueda del hombre que disparó contra las sedes del diario Libération y del banco Société Générale, tras difundirse una nueva fotografía del pistolero quien, según un testigo, acababa de salir de prisión.

La Fiscalía de París ha divulgado múltiples imágenes del hombre, que pueden verse en todos los medios de comunicación y en los medios de transporte, al igual que un teléfono y una dirección de correo electrónico para contactar con las fuerzas del orden.

En dicha imagen, obtenida de una cámara de vigilancia tras el ataque al diario Libération y donde se distinguen más claramente sus facciones, se ve a un sujeto con gafas, gorro beige y chaqueta roja que está de pie y lleva un bolso apretado en el busto.

Según Libération, la descripción del hombre corresponde con los del individuo que el viernes pasado irrumpió el canal informativo BFM TV en París y amenazó a los periodistas antes de huir.

La policía, que busca a un varón blanco, tipo europeo, de entre 35 y 45 años de edad y entre 1.70 y 1.80 metros de altura, con pelo corto y algunas canas, recurre a la colaboración ciudadana y al análisis de sus restos de ADN y huellas dactilares.

Los investigadores han tomado declaración a más de 400 personas que podrían aportar pistas sobre el asaltante que la víspera hirió gravemente a un fotógrafo de Libération.

El joven, de 23 años de edad, recibió sendos disparos de escopeta en el pecho y estómago, por lo que tuvo que ser sometido de urgencia a una operación de seis horas en el hospital de la Pitié-Salpêtrière.

"Ya ha salido del coma inducido en el que se encontraba y está despierto. Podemos ser menos pesimistas de lo que éramos ayer", según el periódico,

Tras realizar los disparos en Libération, el individuo, armado con una escopeta del calibre 12, se desplazó hasta el barrio de negocios de La Défense, al oeste de París, donde disparó contra las ventanas de la sede del banco Société Générale, sin causar víctimas.

Para darse a la fuga, secuestró un coche cerca de La Défense y obligó al conductor que lo llevara a los Campos Elíseos, en el centro de la capital francesa.

Según el chofer, el hombre le dijo que acaba de salir de prisión, que tenía una granada en la bolsa y que estaba "dispuesto a todo".

El testimonio del conductor y los restos de ADN que el criminal dejó en el vehículo y en varios cartuchos son algunas de las piezas claves de la investigación, que aún no ha dado frutos.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, prometió este martes, antes de entrar en la Asamblea Nacional, que su gobierno va a encontrar al autor de los disparos, para que sea juzgado y condenado.