Protesta Reino Unido por incursión de buque español en Gibraltar

El gobierno británico convocó al embajador de España en Londres, Federico Trillo, en protesta por una "grave incursión" de un buque del Instituto Oceánico Español en aguas que rodean Gibraltar y cuya soberanía se disputan ambos países.

El subsecretario permanente del Foreign Office, Matthew Rycroft convocó a Trillo y manifestó que el gobierno británico tiene una preocupación seria por esta nueva incursión del buque Ramón Margalef, del Instituto Oceanográfico Español, dependiente del Ministerio de Economía.

Según el Foreign Office, el buque desplegó entre ayer y hoy una "actividad significativa en las aguas territoriales británicas de Gibraltar por más de 20 horas".

El secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, anotó que "cuando se les dio el alto por radio, el barco respondió que estaba llevando a cabo un estudio con el permiso de las autoridades españolas y de interés para la comunidad europea".

Pidió al gobierno español que se asegure de que esto no se vuelva a repetir. "Seguimos dispuestos a hacer lo que sea necesario para proteger la soberanía, economía y seguridad de Gibraltar", resaltó.

"Creemos que es del interés de España, Gibraltar y Reino Unido evitar incidentes como éste que dañan las posibilidades de establecer un diálogo y una cooperación".

España y Reino Unido cumplieron este año 300 años de desacuerdo por el contencioso de Gibraltar, una pequeña península en la costa sur española, ahora convertida en colonia británica, de fuerte actividad económica y movimiento militar.

El Peñón para los españoles y La Roca para los británicos, tiene una superficie de 4.8 kilómetros cuadrados, una longitud de 1.6 kilómetros y una superficie de 1.7 kilómetros, dentro de un istmo frente a la bahía de Algeciras, donde habitan más de 28 mil personas.

La posesión de Reino Unido de este espacio es consecuencia de la Guerra de Sucesión en España, en la que participaron otras potencias coloniales, unos en ayuda del archiduque Carlos V de Austria, y otros a favor de Felipe V, que finalmente fue reconocido como rey de España.