Reivindica grupo vinculado a Al Qaeda doble atentado en Beirut

Las Brigadas Abdullah Azzam, vinculadas a la red Al Qaeda, reivindicaron hoy las dos explosiones perpetradas por suicidas cerca de la embajada iraní en Beirut y amenazaron con cometer más atentados hasta que Irán retire a sus fuerzas de Siria.

"Fue un doble atentado en el que dos de nuestros héroes, sunitas del Líbano, se sacrificaron como mártires", escribió Sirajuddin Zurayqat, prominente líder del grupo ligado a Al Qaeda, en su cuenta de Twitter.

Abdullah Azzam advirtió que seguirá con este tipo de ataques hasta que el grupo chiíta Hezbolá, apoyado por Irán, retire sus fuerzas de Siria, donde el grupo está luchando junto a las tropas del presidente Bashar al-Assad contra los rebeldes que buscan derrocarlo.

También exigió que sean liberados de las cárceles libanesas los milicianos de este grupo yihadista, fundado en 2009.

Las explosiones junto a la embajada iraní en Beirut, ocurridas en el barrio de Bir Hassan, una zona de mayoría chiíta en el sur de la capital, causaron la muerte de 23 personas y heridas a 145, entre ellas el agregado cultural de Irán en Líbano, Ibrahim Ansari.

Según un funcionario de seguridad libanés, el primer atacante suicida a bordo de una motocicleta que llevaba dos kilogramos de explosivos se inmoló en la puerta principal de la misión iraní, dañando la instalación de tres plantas.

Alrededor de dos minutos después, un segundo kamikaze que conducía un carro con 50 kilogramos de explosivos se hizo estallar a unos 10 metros de distancia, indicó el funcionario.

Irán, uno de los partidarios del régimen de al-Assad y al que le ha suministrado dinero y armas desde que comenzó el conflicto en marzo de 2011, condenó el doble ataque perpetrado cerca de sus embajada en Beirut y envió sus condolencias a las familias de las víctimas.

A través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno iraní consideró ambos atentados como un nuevo complot del régimen israelí y sus lacayos.

"Sin duda alguna, consideramos este atentado terrorista como un acto de venganza de los israelíes y sus lacayos", dijo la cancillería iraní, citada por la agencia de noticias de su país FARS.

El embajador de Irán en Beirut, Qazanfar Roknabadi, culpó al régimen de Israel de estos atentados en la capital libanesa. "Este atentado terrorista demuestra la legitimidad de la República Islámica de Irán", sostuvo.

El régimen de Siria también condenó el doble atentado en Beirut y lo calificó de "acto terrorista cobarde".

En un comunicado, el régimen de al-Assad apuntó que este tipo de acciones refleja la implicación de quienes instan al terrorismo, lo preservan y lo financian en la región.

Asimismo, el régimen sirio destacó que "el terrorismo que golpea Siria, Líbano e Irak huele a petrodólares", en referencia a Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico, que apoyan a los rebeldes sirios.