Descartan que cambios de gabinete modifiquen modelo kirchnerista

El drástico cambio de gabinete que realizó la presidenta argentina Cristina Fernández en su regreso al gobierno sólo es un intento de delegar autoridad, pero sin cambiar de fondo su modelo económico y político, afirmó hoy la prensa local.

Los diarios opositores Clarín y La Nación coincidieron en criticar y realizar análisis pesimistas de las nuevas designaciones que el vocero Alfredo Scoccimarro anunció anoche en los ministerios de Economía y Agricultura, la Jefatura de Gabinete y el Banco Central.

El Ministerio de Economía fue asumido por Axel Kicillof en reemplazo de Hernán Lorenzino, mientras que el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar fue sustituido por Carlos Casamiquela.

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, fue reemplazado por el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, mientras que Mercedes Marcó del Pont dejó la Presidencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA) en manos de Juan Ignacio Forlon.

"El anuncio de un cambio de elenco funcionó como un gesto de autoridad. Un gesto paradójico, porque la noticia significa un intento de delegar autoridad", afirmó el diario La Nación.

Agregó que, por primera vez, el kirchnerismo ensaya la incorporación de un jefe de Gabinete con peso político, ya que Capitanich "es un gobernador que viene de validar su liderazgo en el Chaco. Y es uno de los precandidatos a la presidencia del peronismo".

Consideró que el nombramiento de Kicillof en Economía, en lugar de Lorenzino, es "una burla para quienes habían apostado a que Cristina Kirchner encararía una normalización de las relaciones con el Fondo Monetario Internacional y con los mercados de deuda".

El diario Clarín, por su parte, afirmó que los cambios, "a esta hora y en una primera impresión necesariamente precaria, significan básicamente más de lo mismo", pero posicionan a Capitanich, el nuevo jefe de Gabinete, como posible candidato presidencial para 2015.

"Capitanich necesita darle a la Casa Rosada el espesor político que nunca consiguió otorgarle Juan Manuel Abal Medina, un propagandista fiel y tenaz pero sin capacidad para articular política, algo bien distinto a dar órdenes a subordinados", dijo.

Por el contrario, el diario oficialista Página 12 consideró que la presidenta Fernández "volvió con todo" después del estricto reposo médico que la mantuvo alejada del gobierno durante 40 días debido a una operación por una lesión en el cerebro.

"La designación de tres ministros, dos de ellos en áreas determinantes y fuertemente simbólicas, es una apuesta fuerte en el segundo tramo del mandato", consideró.

Agregó que "oxigenar los elencos (del gobierno) era una medida deseable y hasta imprescindible para relanzarse en el tramo que queda hasta 2015".

La mandataria argentina optó por renovar el elenco de gestión "en un momento desafiante en lo económico y en lo político", agregó, ya que tanto Kicillof como Capitanich "son figuras de perfil alto, dotados para el debate público, con experiencia de gestión".