Triunfa jinete español Leonardo Hernández con dos orejas en la México

El rejoneador español Leonardo Hernández se alzó hoy como el máximo triunfador de la quinta corrida de la Temporada Grande 2013-14 en la Plaza México, al cortar dos orejas, por un trofeo del diestro mexicano de a pie Alfredo Gutiérrez.

Hernández y Gutiérrez alternaron con el matador mexicano Ignacio Garibay, quien a pesar de irse con las manos vacías, tuvo una digna actuación.

Se lidiaron ejemplares de la ganadería de Fernando de la Mora y Marrón, para rejones, uno premiado con arrastre lento, y de Marco Garfias para los dos diestros de a pie, todos buenos en presencia y con un juego aceptable.

Leonardo Hernández no pudo abrir el festejo, ya que su primer rival "Buen fin", se rompió un pitón al estrellarse en un burladero en su salida, por lo que sus turnos se tuvieron que recorrer hasta el tercero y sexto lugares en el orden de la lidia.

Con el corrido en tercer sitio, "Morris", de 536 kilos, el jinete logró una monta variada y lucida, ante un ejemplar noble y de gran juego, al que exprimió al máximo sin arriesgar a sus cabalgaduras. Este burel tuvo tanta calidad que fue premiado con el arrastre lento.

Luego de exhibir varias suertes sobre sus corceles "Verdi" y "Xarope", el ibérico remató su gran monta con un rejón en todo lo alto, que fulminó al noble toro, por lo que recibió las dos orejas como premio, para repetir el triunfo que logró en la pasada Temporada Grande 2012-13.

Con "Papelero", de 473 kilos, de Marrón, Hernández ya no pudo igualar la labor anterior, ya que el burel resultó corto en juego y lucimiento, sin embargo, siguió con sus variadas suertes sobre sus cabalgaduras, todas bien rematadas, para terminar con palmas, tras batallar a la hora de matar.

Alfredo Gutiérrez lidió a "El Mono", de 495 kilos, con el que logró un trasteo meritorio, variado y lucido ante un toro que le permitió pocas libertades, las cuales aprovechó bien con base en su oficio y experiencia. Luego de batallar con voluntad, malogró con el acero, para escuchar palmas.

Con "Don Ramón", de 475 kilos, Gutiérrez mejoró en los tres tercios, muy a pesar que el burel resultó problemático, sin embargo, el temple y poder de muleta del diestro terminó por imponerse al animal. Luego de destacadas tandas bien rematadas, coronó con un certero espadazo para cortar una oreja.

Ignacio Garibay lidió a "El Gallo", de 490 kilos, con el que logró una faena esmerada, voluntariosa y ceñida, a pesar del poco juego que tuvo el toro, que vino a menos al final. Despachó con pinchazo y espadazo y se llevó ovaciones.

Con "Don Gil", de 472 kilos, Garibay se estrelló con una pared sin movimiento, pero sí con mucho peligro, sin embargo, el diestro capitalino le hizo frente con valor y dignidad, en aras de triunfar, lo que al final logró. Mató sin contratiempos y se retiró entre palmas.

Para el próximo domingo se anunció al diestro capitalino Eulalio López "El Zotoluco", al español Miguel Ángel Perera y al tlaxcalteca Sergio Flores, quien confirmará su alternativa, con toros de la dehesa de Xajay.