Ratifican empresas españolas apoyo a paz y desarrollo en Guatemala

Representantes de empresas españolas en Guatemala encabezaron hoy la tradicional ceremonia del cambio de la Rosa de la Paz y ratificaron su respaldo al desarrollo económico y al proceso pacificador del país.

El acto se realizó en el patio principal del Palacio Nacional de la Cultura, ante el monumento erigido por la firma de los acuerdos de paz de Guatemala, que conmemora el fin del conflicto armado interno que se prolongó de 1960 a 1996.

El monumento representa dos manos que se abren para recibir una rosa, símbolo de la finalización de la guerra interna guatemalteca que causó 200 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos.

El 29 de diciembre de 1996 el gobierno y la guerrilla de Guatemala suscribieron en el patio principal del Palacio los acuerdos de paz, avalados por Naciones Unidas, que terminaron el conflicto armado interno de 36 años.

En esta ocasión correspondió a los empresarios de la Cámara Oficial Española de Comercio de Guatemala (Camacoes) protagonizar la ceremonia del cambio de la Rosa de la Paz en el monumento del patio central del Palacio Nacional de la Cultura.

El acto fue programado por los 85 años de fundación de la Camacoes y en reconocimiento al apoyo del gobierno español al proceso de paz guatemaltecos y a la cooperación que brindan para el desarrollo de este país.

"Para que la paz sea una realidad también se necesita un crecimiento económico que permita una mejor calidad de vida para los guatemaltecos", dijo en su intervención el presidente de la entidad empresarial, Rafael Briz.

La entidad agrupa a más de 200 empresas españolas en Guatemala que generan más de 17 mil empleos formales "que a su vez cada uno deriva en una serie de empleos indirectos y riqueza alrededor", indicó.

Las Cámaras Oficiales Españolas en el extranjero fueron creadas por real decreto en 1923. Guatemala, uno de los primeros países en adherirse al acuerdo para fomentar el comercio y las relaciones económicas, la fundó en 1928.

Briz señaló que España es el segundo proveedor desde Europa a Guatemala y el tercer inversionista en el país centroamericano.