Sobresale Anna Seghers por su crítica al fascismo

Reconocida por haber impulsado la literatura antifascista y por ser fuerte defensora de sus ideas, la alemana Anna Seghers, autora de la novela "La recompensa", nació el 19 de noviembre de 1900.

Seghers, seudónimo de Netty Reiling, nació en Maguncia, en el seno de una familia judía acomodada, compuesta por sus padres Isidor Reiling y Frau Hedwig, quienes profesaban la religión judía ortodoxa.

En 1919 se inscribió en la Universidad de Heidelberg, donde estudió Historia del Arte y Sinología, donde se tituló con la tesis "Judío y judaísmo en la obra de Rembrandt", en 1924, de acuerdo a datos de su vida publicados en el portal "buscabiografias.com".

Además, asistió a la Universidad de Colonia, donde tomó un curso práctico en el Museo de Arte Asiático.

En 1923 publicó su primer obra, "La revuelta de los pescadores de Santa Bárbara", en la que abordó la rebelión contra la miseria y la opresión, además de la solidaridad humana.

La novela fue considerada una obra maestra por la inherente crítica hacia la época, e incluso recibió el Premio Kleist, y en esa misma temporada se afilió al Partido Comunista Alemán, de acuerdo con el sitio "biografiasyvidas.com".

Un año después de titularse, contrajo matrimonio con el escritor de origen húngaro Laszlo Radványi, un refugiado político con el que procreó hijos.

En 1930 viajó por primera vez a la Unión Soviética, de acuerdo a la página electrónica "ecured.cu".

Durante ese mismo periodo, fue arrestada temporalmente por la Estación de Policía Secreta (Gestapo), al emprenderse el régimen nazi, y sus libros fueron prohibidos y quemados en Alemania.

En 1933 fue exiliada a Francia por su fuerte crítica al nazismo en su novela "La recompensa", publicada un año antes.

Durante su estancia en París, colaboró con la revista "Neue Deutsche Blätter", y con diversos proyectos de los grupos intelectuales emigrados.

Un año después, se trasladó a Austria, donde recopiló información acerca de la insurrección de febrero de 1934 y el levantamiento de los trabajadores de Viena, para utilizarla en su novela "El camino por febrero", publicada en 1935.

En 1940 Seghers se refugió en Marsella, por la invasión nazi a París, para posteriormente embarcar con rumbo a México. Durante este periodo escribió dos novelas en las que reflejó sus vivencias con el nazismo, el valor y la solidaridad.

En 1942 relató las aventuras de un comunista inmerso en un grupo de enviados a un campo de concentración nazi, en la "Séptima cruz", que después contó con una versión cinematográfica.

Un año después llegó la novela "Visado de tránsito", donde describió de forma precisa las aventuras de los prófugos europeos obligados a dejar su país por la invasión nazi.

La novela es considerada una de las más importantes en cuanto al tema del exilio, y fue publicada por primera vez en español en 1944.

En 1949 regresó a Berlín, al hacerse cosmopolita y colaboradora activa de la República Democrática Alemana, a través de varios cargos, y en 1951 le fue otorgado el Premio Lenin de la Paz.

Ese mismo año narró la vida de un grupo comunista en la época de 1918 a 1945, en "Los muertos no envejecen".

En sus primeros cuentos y novelas siempre expresó su postura socialista, además de ofrecer después de la posguerra la posibilidad de reconstruir los hechos de la época.

Desde 1952 y hasta 1978 se convirtió en presidenta de la Unión de Escritores.

En 1962 escribió los dos ensayos "Sobre Tostoi" y "Sobre Dostoievski" y al año siguiente participó en la conferencia "Liblice Kafka", en Praga, un debate sobre la alienación socialista en la historia literaria y cultural, de acuerdo con la biografía publicada en el portal de su fundación "anna-seghers.de".

Hacia 1971 la escritora comenzó a añadir a sus obras temáticas más personales, entre ellas la novela romántica "Überfahrt".

En 1977, publicó dos cuentos en "Steinzeit/Wiederbegegnung", a los que contextualizó con la guerra de Vietnam, y cuatro años después fue declarada ciudadana honoraria en su ciudad natal.

La escritora también publicó textos sobre arte, literatura, procesos creativos y acerca de la política y los temas novedosos de la época.

Tras varias hospitalizaciones, Anna Seghers murió el 1 de junio de 1983, y fue enterrada en el cementerio Dorotheenstädtischer, en Berlín.