Restablecen algunos servicios básicos en Filipinas tras tifón

Las autoridades de Filipinas han restablecido algunos servicios básicos en la ciudad de Tacloban, una de las más afectadas por el tifón Haiyan que ha dejado casi cuatro mil muertos, más de 18 mil heridos y unos 10.3 millones de afectados.

A 10 días del paso del tifón por Filipinas, los equipos de rescate siguen encontrando cadáveres entre los escombros, algunos de personas fallecidas recientemente, lo cual indica que aún podrían encontrarse sobrevivientes, según el diario The Manila Times.

Tacloban, capital de la isla de Leyte, ya cuenta con agua corriente, mientras en otras partes de esta ciudad ya se ha restablecido la electricidad y la red telefónica, mientras que las principales carreteras han quedado libres de escombros, según el gobierno filipino.

Esto facilitará la entrega de agua y comida a los más necesitados en Tacloban y en otras zonas del centro del archipiélago afectadas por el tifón, que azotó el pasado 8 de noviembre el centro y sur de Filipinas, dejando un paisaje de destrucción total.

El Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Desastres de Filipinas indicó que más de 430 mil familias ya han recibido agua y comida en la región de Bisayas Oriental.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino III, continuó este lunes su recorrido por las zonas devastadas por Haiyan y participó en la distribución de comida y agua a los residentes afectados.

Con la llegada de la ayuda internacional los últimos días, incluido el portaaviones estadunidense George Washington, las víctimas han empezado a recibir suministros y atención médica en medio de la devastación del desastre.

Las autoridades filipinas elevaron este lunes a tres mil 976 el número de muertos, a 18 mil 175 los heridos, a mil 598 los desaparecidos y a 10.3 millones los afectados por el tifón, de los cuales 353 mil 862 se encuentran alojadas en mil 550 centros de evacuación.

Además, al menos 288 mil 922 viviendas quedaron destruidas y otras 282 mil 884 sufrieron daños en 574 municipios, señaló el Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Desastres, citado por la agencia filipina de noticias PNA.

Las autoridades filipinas prevén que la cifra de muertos aumentará en los próximos días, a medida que los equipos de rescate alcancen las zonas de más difícil acceso, por lo que no descartan que el balance final se acerque al dado por las Naciones Unidas, de 10 mil decesos.

El Banco Mundial anunció este lunes que concederá a Filipinas un préstamo de emergencia de 500 millones de dólares para apoyar la reconstrucción tras el tifón que arrasó la parte central del país.

El Banco Mundial también enviará un equipo técnico para ayudar a Filipinas a cuantificar el daño y recolectar información para un plan de reconstrucción amplio.

Haiyan, con vientos de hasta 315 kilómetros por hora, es el tercer desastre natural más mortífero en la historia reciente de Filipinas, tras el tsunami que causó entre cinco y ocho mil muertos en 1976 y la tormenta tropical Thelma, que dejó cinco mil 100 fallecidos en 1991.