Necesaria la fotografía para convencer del deterioro ambiental

La fotografía se ha convertido en un instrumento necesario para convencer al mundo del deterioro ambiental y ayudar a buscar soluciones, afirmó hoy el fotógrafo español Daniel Beltrá.

En entrevista con Notimex con motivo del Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad en categoría "Difusión del conocimiento y sensibilización" que recibirá esta semana en Madrid, comentó que "el mundo tiene mucho que solucionar y con la imagen se quiere ayudar a que sea así".

Beltrá (Madrid, 1964) recibe este premio por su trabajo fotográfico de años en documentar y difundir el deterioro de algunos de los ecosistemas amenazados en el planeta.

"La fotografía es una forma interesante de traducir la ciencia, lo que se está estudiando y los ecosistemas que evolucionan, no están siempre fijos", precisó.

Indicó que hablar por ejemplo de deforestación a través de estadísticas puede ser menos comprensible, pero una imagen "ayuda mucho, porque la fotografía perdura más en la retina, mientras que las imágenes en movimiento desaparecen más rápido".

Expuso que las soluciones a los problemas ambientales pasan por una mejor educación, "y la fotografía es una forma de convencer sobre lo que está sucediendo, muchos dicen que no creen en el cambio climático y es cuestión de ver eso, yo sí creo".

De su trabajo, Beltrá destacó dos momentos claves para su carrera, el primero en 2005 cuando fotografió en el Amazonas una sequía que afectaba lagos y varios ecosistemas y conoció el nivel de deterioro ambiental que se puede causar, y que le permitió ganar un premio World Press Photo.

Asimismo, refirió el trabajo en 2010 sobre el vertido de petróleo de BP en el Golfo de México, que lo hizo desde una avioneta y gracias a las donaciones de una mujer que financió los sobrevuelos en la zona.

Recordó las imágenes de los pelícanos cubiertos de petróleo, que se mostraron en una posterior exposición, y comprobó que la reacción de la gente era de ver "fotos bonitas" inicialmente y después comprender que detrás hay un problema o un drama.

"Me critican que enseño cosas horribles que salen muy bonitas, pero lo que creo es que son imágenes atractivas, especiales y abstractas. Las ven bonitas y después se dan cuenta que hay un horror allí", recalcó.

Subrayó que la fotografía sobre conservación se diferencia de la fotografía de naturaleza "en que trata de mostrar la presión que animales y ecosistemas tienen por el hombre, hay sufrimiento, y eso debe generar debate y discusión".

Sobre sus siguientes proyectos, comentó que seguirá con la serie de retratar la deforestación de bosques tropicales, y que en 2014 planea trabajar el deshielo en Groelandia.

Abundó que con organizaciones como Greenpeace seguirá en proyectos realizados en varios países sobre campañas específicas para la defensa del ambiente, como las que ha trabajado en México y otras naciones.

El premio BBVA será entregado el miércoles próximo en un acto en Madrid, en el que también serán galardonados la Fundación Global Natural, por su trabajo en la recuperación de humedales en España, y el Instituto para la Conservación de las Ballenas en Argentina.