Rechaza Bélgica destrucción de armas químicas sirias en su suelo

Bélgica se opone a que el arsenal de armas químicas de Siria sea destruido en su territorio, afirmó hoy el ministro de Defensa, Pieter De Crem, en declaraciones a la radio pública flamenca VRT.

La respuesta del gobierno belga se suma al rechazo de Albania y de Noruega a acoger en su suelo las actividades que serán llevadas a cabo por expertos de la Organización Mundial para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés).

"Me gustaría hacer un esfuerzo para contribuir (a la destrucción del arsenal sirio), pero en cuanto a hacerlo en Bélgica, a primera vista y a largo plazo, no soy favorable", afirmó De Crem.

El ministro argumentó que el desplazamiento de ese tipo de material, que incluye gases sarín y mostaza, es "una misión difícil de por sí", por lo que su destrucción "debería tener lugar en las cercanías del territorio sirio".

Aunque la OPCW no ha formulado una petición formal, el país europeo ha sido mencionado como posible candidato para poner fin al arsenal de Siria debido a su experiencia con la destrucción de armas a base de gases tóxicos de la Primera Guerra Mundial.

La organización internacional pretende eliminar las sustancias consideradas "prioritarias" antes de abril de 2014 y el restante de las 1.3 mil toneladas de armas químicas hasta el 30 de junio del mismo año.