Destaca actitud y entrega de matadores en cuarta tarde en Plaza México

La gran actitud y entrega que tuvo la tercia de matadores, resultó hoy lo más destacado de la cuarta corrida de la Temporada Grande 2013-14 en la Monumental Plaza de Toros México, que terminó sin triunfadores.

Los diestros aguascalentenses Arturo Macías y Juan Pablo Sánchez, junto al potosino Fermín Rivera, lidiaron hoy un encierro de la ganadería de Marrón, el cual tuvo una buena presencia, pero poco juego y recorrido y un sobrero más del hierro de Campo Hermoso, que resultó aceptable en general.

Abrió la tarde Macías con "Lingote de plata" de 523 kilos, con el que mostró su clásico valor y voluntad, en aras de triunfar a toda costa sin importarle sufrir la cornada, la cual estuvo cerca de llegarle en el primer turno. Luego de un trasteo meritorio y digno, mató con pinchazo y espadazo, para salir con aviso y palmas.

Con "Fundador" de 484 kilos Macías no tuvo ninguna oportunidad de triunfo, luego que el burel fue soso, débil y sin lucimiento, lo que obligó al torero a abreviar ante el descontento del público que lo despidió en silencio, de ahí que el coleta hidrocálido regaló a un sobrero.

Con "Repelitos" de 469 kilos Arturo Macías se entregó en otro trasteo ajustado y valiente, pero de nueva cuenta, el burel se rajó a la hora final, lo que malogró la buena voluntad del diestro. Luego de sufrir, despachó con pinchazos y espadazo para llevarse una merecida ovación.

Fermín Rivera lidió a "Alebrije" de 489 kilos, con el que estuvo variado y lucido con capa y muleta, en un trasteo bien llevado, sobrio y rematado, el cual malogró con la toledana, ya que al pinchar en varias ocasiones y sufrir una voltereta, perdió la posibilidad de cortar por lo menos un trofeo, para quedar en fuerte ovación.

Con "Conquistador" de 480 kilos Fermín Rivera, batalló en los tres tercios ante otro burel complicado y de poco juego, al que obligó a pasar por la muleta más con ganas que con temple, de ahí que no fue suficiente para animar al público en los tendidos. Tuvo problemas al matar y se fue con palmas.

Juan Pablo enfrentó a "Jalapeño" de 496 kilos, con el que mostró su temple y ritmo con un trasteo ceñido, variado y lucido ante un toro de buen juego, mismo que aprovechó el joven coleta hidrocálido. Luego de una faena derechista, echó a perder su trabajo con la espada, para recibir palmas.

"Rey Moro" de 490 kilos también fue complicado para Juan Pablo Sánchez, ya que salió sin juego ni gas, lo que evitó el lucimiento del joven torero, quien decidió regalar un sobrero en busca del ansiado triunfo en el coso de Insurgentes.

Con el toro de regalo de Campo Real, "Campero" de 483 kilos, Juan Pablo Sánchez logró una faena limpia y ajustada, con largas tandas bien rematadas, las cuales volvió a echar a perder al final con la espada, para salir del coso entre palmas.

Este lunes, día feriado en México, se dará la quinta corrida de la Temporada Grande, con el rejoneador español Leonardo Hernández y los diestros de a pie mexicanos Alfredo Gutiérrez e Ignacio Garibay, con toros de Marco Garfias.