Candidata oficialista chilena enfrenta mayor reto de su vida

La candidata presidencial de la gobernante Alianza por Chile, Evelyn Matthei, una economista hija de un general en retiro de la Fuerza Aérea, buscará en diciembre próximo suceder al presidente Sebastián Piñera, el mayor reto de su vida.

Definida por el propio Piñera como "una mujer de carácter", Matthei tiene a partir de este domingo la difícil misión de remontar, en menos un mes, 25.02 por ciento de los votos que obtuvo en la primera ronda de la elección presidencial.

Según datos oficiales, escrutado 94.62 por ciento de las 41 mil 349 mesas electorales, la candidata de la opositora Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, obtiene 46.74 por ciento de los votos, seguida de Matthei, por lo que ambas se enfrentarán en una segunda ronda.

Un candidato presidencial debe obtener el 50 por ciento más un voto para triunfar en la primera ronda electoral ya que, de lo contrario, las dos primeras mayorías deberán enfrentarse en una segunda vuelta el 15 de diciembre próximo.

Matthei asumió el rol de representar al oficialismo en la contienda luego que otros tres políticos fueron desechados: Laurence Golborne (por escándalo financiero), Pablo Longueira (por depresión) y Andrés Allamand (por falta de apoyo ciudadano).

La indefinición que primó en el oficialismo para elegir a su aspirante a la Presidencia de Chile perjudicó la campaña de Matthei, quien debió correr contra reloj para intentar escalar en la intención de voto de los chilenos.

Bajo ese escenario, la ex ministra del Trabajo e hija del general en retiro Fernando Matthei (ex integrante de la Junta de Gobierno de la dictadura) se impuso como objetivo principal sumar los votos necesarios que le permitieran pasar a la segunda vuelta.

Durante la campaña electoral, la aspirante oficialista hizo gala de un lenguaje terminante y gestos que vienen del ámbito "militar", como ella mismo lo ha reconocido.

Piñera lo sabe y, aunque dice que es un tema "superado", en el mundo político local se recuerda que Matthei fue protagonista de un oscuro episodio de difusión de una grabación obtenida por el espionaje telefónico de la inteligencia militar al actual mandatario chileno.

El episodio se conoció como "Piñeragate" y, aunque la prensa lo ha recordado en la actual contienda, la economista, de 60 años, se ha limitado a señalar que en esa época "era muy joven", lamentando el escándalo que la ha perseguido desde 2002.

El escándalo le costó a Piñera en ese entonces su precandidatura presidencial por el ahora gobernante partido Renovación Nacional (RN), honor que le disputaba en esa época Matthei.

Mediáticamente, la controversia se dio por superada totalmente cuando Piñera integró a Matthei a su gabinete, al nombrarla ministra del Trabajo, cargo desde el cual también dio muestra de su rudeza con líderes sindicales e incluso con congresistas.

El último episodio que protagonizó la candidata derechista fue el ataque al aspirante independiente Franco Parisi, que emergió hace semanas como la "sorpresa" de la contienda y amenazaba con destronarla de la segunda posición que ocupaba en los sondeos.

Durante su infancia, y debido a los traslados de su padre al interior de la Fuerza Aérea, la candidata presidencial vivió en el norte de Chile, donde conoció a Bachelet, también hija de un general de esa institución uniformada.

De regreso a Santiago, en 1959, Matthei ingresó al Colegio Alemán de Santiago y descubrió su gusto por el piano, por lo que estudió en el Conservatorio y en la Escuela Moderna de Música hasta que en 1965 se radicó en Estados Unidos debido a un nuevo traslado de su padre.

En 1972 la familia de la candidata derechista viajó a Inglaterra porque su padre fue designado como agregado aéreo, lo que aprovechó para perfeccionar sus estudios de piano.

En 1975 regresó a Chile e ingresó a estudiar Ingeniería Comercial en la Universidad Católica, donde obtuvo el título de economista en 1979, lo que le permitió ejercer la docencia en esa misma casa de estudios y luego trabajar en el sector privado.

En 1988 ingresó a la gobernante Renovación Nacional y al año siguiente fue electa diputada por las comunas de Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, mientras que en 1992 dejó su partido por diferencias internas.

En 1993 fue reelecta diputada, esta vez por el puerto de San Antonio; en 1997 llegó al Senado por la norteña región de Coquimbo y en 1999 ingresó a la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), partido por el cual fue reelecta senadora en 2005.

En 2011 dejó el Senado para asumir el cargo de ministra del Trabajo y Previsión Social, puesto que abandonó para asumir la candidatura presidencial del oficialismo.

De esta forma, la confrontación de diciembre próximo será conforme lo previsto: una lucha entre "dos hijas de generales", aunque Matthei debería moderar sus impulsos y atraer a nuevos electores tras el esfuerzo de movilización que tuvo la derecha de sus "votos duros".