Start Up mexicana destaca a nivel mundial

El uso de la inteligencia artificial en materia de marketing está creciendo en México a niveles de entre 20 a 25 por ciento anual, debido en buena medida al mayor uso de smartphones que crecen en ese orden y de tablets entre los consumidores mexicanos.

Juan Vera, director de Bluemessaging, aseguró que esta tendencia va en aumento en el país y en "tres o cuatro años será un estándar de mercado".

Precisó que la penetración de smartphones en México es del 20 por ciento, pero la tasa de crecimiento es de 25 por ciento y en tan solo dos años -en 2015- el 70 por ciento de los usuarios ya tendrán un teléfono inteligente y con ello el potencial de la Inteligencia Artificial crecerá a niveles importantes.

Al momento quienes más recurren al uso de la Inteligencia Artificial son: compañías de comunicaciones, sector financiero; de consumo masivo y sector gobierno.

La banca tradicional, ejemplificó, está apoyando la bancarización con esta tecnología, y empresas como cines y el sector gubernamental están observando los beneficios de esta nueva tendencia en México.

Recordó que seis de cada 10 consumidores buscan nuevos productos y servicios en la web, lo que ha permitido que las empresas volteen a esta tecnología con beneficios claros en sus ingresos.

No obstante, la inversión en el país sigue siendo baja en marketing en la web.

"A nivel mundial la inversión en publicidad en medios digitales la encabeza Gran Bretaña, donde el presupuesto de las empresas para marketing digital es de 40 por ciento. En Estados Unidos esa inversión es de 20 por ciento y, en México, es de apenas siete por ciento", destacó el directivo en entrevista con Notimex.

Otro aspecto que limita al país es la penetración de la tecnología, sin embargo esto se está revirtiendo cada año.

Mientras en Estados Unidos hay diversos jugadores y la penetración de la tecnología entre la población es una de las más altas, en países de América Latina todavía existe un marco regulatorio restrictivo y en cada país hay dos o tres jugadores dominantes, por lo que todavía hay un rezago en ese sentido.

La firma, una startup mexicana, desarrollo el Ad Chat, que es una ventana de chat interactiva que es capaz de dialogar uno a uno con los usuarios en lenguaje natural mediante un intérprete empoderado por Inteligencia Artificial.

Es decir un robot contesta a las personas los requerimientos que tengan sobre determinado producto o servicio.

Vera comentó que a diferencia de la publicidad digital unidireccional, Ad chat hace posible que la marca siempre esté ahí para su cliente, escuchando y respondiendo sin importar la ubicación o dispositivo que use el usuario.

Lo anterior resuelve el problema que tienen las empresas hoy en día de no tener la capacidad de responder en el momento y por el medio adecuado.

En la era de los mensajes personalizados, el Ad chat es capaz de entender las necesidades específicas de un usuario y ofrecer el mejor producto o servicio de acuerdo a estas.

Además, le brinda a la marca la capacidad de influenciar la decisión de compra mediante promociones, información adicional como la ubicación de la tienda más cercana o la posibilidad de conectar con un experto, expresó.

Al respecto, el director de la firma destaca el hecho de que el 80 por ciento de los desarrolladores con que cuenta BlueMessaging se encuentran en México y es aquí en donde se genera la propiedad intelectual de la empresa para hacer que se quede en el país.

Paola Suárez, representante de DaVivienda, empresa colombiana con la que BlueMessaging colabora para servicios financieros, reconoció que la alianza entre ambas compañías ha dado resultados que llevaron a la colombiana a ser reconocida como una de las más innovadoras por contar con un sistema de inteligencia artificial.

"A través de este sistema consolidamos el servicio de Daviplata, el cual es el primer sistema de depósito electrónico de Colombia que funciona también a través de teléfono celular para quienes no tienen acceso a los bancos. Ha sido un éxito rotundo, gracias Bluemessaging", precisó.