Critica Milo Manara doble moral que condena sexo y no violencia

Por qué en el mundo contemporáneo podemos ver miles de escenas de asesinatos y sangre sin ningún escándalo, pero todavía escandalizan las piernas, el sexo y los pechos de una mujer desnuda, preguntó el ilustrador italiano de comics eróticos, Milo Manara.

Al participara la víspera en el Tercer Festival de Autores de Comic, FESTOComic, en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), Manara criticó la doble moral que actualmente hace que el erotismo siga siendo mal visto en sociedades donde, sin embargo, se le rinde culto a la violencia.

"Nos han dicho que el sexo y el erotismo son algo malo y que ver cómo alguien le quita la vida a otro con un arma es lo aceptable", lamentó Manara, quien estuvo acompañado por el periodista Jaime Calixto Albarrán y el experto en comics Marco Orso.

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), que da cuenta de la charla, Manara puso énfasis en la doble moral del siglo XXI, en torno al sexo y el erotismo, y recordó que en países como Estados Unidos proliferan series sobre asesinos seriales.

El ilustrador recordó que en su juventud fue maoísta y durante esa época siguió la búsqueda de pensamientos de los años sesenta y el erotismo fue un pilar de esta década para crear también revolución.

"Yo crecí en una época donde la revolución era básicamente la aventura humana, y el erotismo fue una bandera en la que muchos encontraron una forma de expresarse".

Sobres sus influencias, Manara mencionó al director de cine Federico Fellini (1920-1993), pero aclaró que siempre ha tratado de construir con sus ilustraciones un universo propio.

Manara dijo que en la ilustración erótica hay un mínimo porcentaje de inspiración y un noventa por ciento de transpiración, y por ello confesó que todo en el mundo de los comics comenzó como un juego, "no pensaba que habría un contenido o filosofía".

"Uno sólo tiene que observar, en cualquier lugar hay mujeres tan bellas como un sueño, muchas de ellas traté de inmortalizarlas en mi trabajo y creo que no me acerque siquiera a su verdadera esencia".

Manara diferenció el erotismo de la pornografía, y afirmó que para él, "si algo es excitante es erotismo y si no lo es, se trata definitivamente de pornografía".