Rechazan que niños indígenas sean explotados en Chiapas

El titular de la Secretaría de Pueblos y Culturas Indígenas (SPCI), Jorge Álvarez López, rechazó que menores indígenas sean víctimas de explotación laboral o de trata de personas en Chiapas.

En cambio, reconoció que miles de menores de edad deambulan por las calles de las principales ciudades del estado como vendedores, lo que a su juicio no implica una explotación laboral.

Dijo que no existe un diagnóstico preciso del número de menores de edad trabajadores en Chiapas; es mayor el número de niños indígenas en los cruceros y bulevares de la capital del estado, San Cristóbal de las Casas y Comitán, entre otras cabeceras municipales.

"Es normal que un menor indígena salga a vender chicles, dulces, verduras, tomates, cebollas, a bolear zapatos, yo lo hice en mi niñez, eso no es explotación laboral, es consecuencia de la crisis económica que vive su familia", afirmó en entrevista.

Álvarez López negó que un menor de edad que tenga que trabajar sea víctima de maltrato, e insistió que por la crisis, pero también por usos y costumbres de los pueblos indígenas, comunidades y las familias tienen menores de edad vendiendo en las ciudades.

"No podemos negar que el fenómeno crece de manera acelerada, es más yo aplaudo sus esfuerzos, yo también vendí chicles, tomate, cebolla, arroz con leche, mis padres no me explotaron laboralmente, pero tenía la necesidad de trabajar para ayudar a mi familia", subrayó.

Mencionó que los niños trabajadores pertenecen a varios grupos étnicos, e insistió que la sociedad debe valorar el trabajo y el esfuerzo de los menores de edad por colaborar con la economía de la familia.