Afirman que hace falta pasar de la tolerancia al respeto

La tolerancia es un derecho humano que en teoría se expresa y se tiene entendida, pero que en realidad no se desarrolla, y esa es una de las tareas pendientes en Coahuila, destacó la consejera titular de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEC), Aida Guadalupe García Badillo.

En el marco del Día Internacional para la Tolerancia, expuso que todas las personas, "por principio de cuentas somos tolerantes, pero dentro de cada uno, sigue existiendo un rechazo hacia grupos o comunidades que no forman parte de lo establecido como normal por la sociedad".

En el caso especifico de Coahuila, señaló, existe un censo de 30 mil personas que se dedican al sexo comercial, las cuales de cierta manera la sociedad o la autoridad tolera o sabe de su existencia, pero no crea la leyes necesarias para defenderlas.

Indicó que ese tipo de comunidad tiene víctimas de discriminación, abuso de autoridades policiales o en dado caso, el estado no les brinda seguridad social, al no reconocer como trabajo dicha actividad.

La actitud es "soy tolerante ante la persona, pero literalmente y mentalmente no se me quita ese prejuicio, y por ello no se aceptan como deberían ser los derechos humanos de esas personas", refirió.

Expuso que el sistema o las autoridades se dicen tolerantes, pero por otro lado son los encargados de sancionar conductas, lejos de crear los marcos legislativos que procuren defender ese derecho.

También destacó que en el arte hay casos de cero tolerancia con el graffiti, que lo hacen ver como una expresión o actividad ilegal, la cual es sancionada por la autoridad.

Reiteró que la mayoría de las personas tiene derecho a un trabajo digno, cualesquiera que este sea, y lo cual se dice en la teoría, pero en la realidad no hay una tolerancia real.