Brasil y EUA acuerdan intercambiar datos fiscales de ciudadanos

La ley de cumplimiento fiscal sobre cuentas en el extranjero (FATCA, en inglés) entre Brasil y Estados Unidos entró en vigor a inicios de septiembre, por lo que ambos países ya comparten datos fiscales de sus ciudadanos para evitar la evasión de impuestos y la economía sumergida.

Tras meses de negociaciones entre los dos países, el FATCA entró en vigor el 1 de septiembre, lo que permite a las instituciones financieras de ambos países compartir datos sobre cuentas bancarias de sus ciudadanos.

Así, el FATCA obliga a los bancos brasileños a reportar la existencia de cuentas bancarias de estadunidenses en Brasil, y viceversa, en un intercambio de información que busca combatir la economía sumergida, según los expertos.

"Esto permitirá un mejor combate a la economía sumergida, la corrupción y el lavado de dinero", según el comisario de la policía federal brasileña y experto en derecho penal Milton Fornazari Junior.

"Este acuerdo va en sintonía con la tendencia mundial de cooperar más entre todos los países", agregó la fuente.

En un año de recesión y de déficit fiscal en el que el Estado brasileño busca aumentar sus ingresos, la lucha contra los crímenes económicos como la evasión fiscal son una de las prioridades gubernamentales.

El ministerio de Hacienda brasileño aseguró que el FATCA entre Estados Unidos y Brasil -dos importantes socios comerciales- servirá a los propósitos de combatir la evasión.

La organización no gubernamental Global Financial Integrity (GFI), que estudia y analiza los flujos ilegales de dinero, señaló a Brasil como el séptimo país del mundo donde más capital sale de forma ilícita.

En 2012 esa cifra alcanzó los 21 mil millones de dólares y en la última década GFI estima que el flujo acumulado de dinero ilícito salido de Brasil haya alcanzado los 217 mil millones de dólares.