A largo plazo, volatilidad en mercados puede impactar en personas

La volatilidad en los mercados financieros no tiene repercusión en el corto y mediano plazos en el bolsillo de los mexicanos, pero la apreciación del dólar frente al peso sí podría impactar en la economía de las personas.

Para la especialista en finanzas personales y académica de la Universidad Anáhuac, Laura Zúñiga, la caída en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no tiene gran repercusión entre las personas ajenas al mundo de las inversiones, aunque sí puede repercutir en el tipo de cambio.

Explica que una de las causas de que el mercado bursátil se vea afectado es que los inversionistas extranjeros, los cuales trajeron su dinero para negociar en el país, deciden por alguna razón retirarlo de la BMV e intentan vender sus posiciones.

Y entre las consecuencias que trae consigo dicha situación es que al haber menos dólares en circulación en el país, la demanda por esa divisa es mucho mayor y por consiguiente su precio es mucho más alto de lo habitual.

En entrevista, la especialista de la Universidad Anáhuac comenta que la apreciación del dólar genera un alza en los precios de los insumos, sobre todo para las empresas que compran sus materias primas en el extranjero y que tienen que pagar en dólares.

De tal forma, debido a que los insumos son más caros para los fabricantes, los costos de producción también se incrementan y generan un impacto en el precio final de los productos, que usualmente terminan pagando todos los consumidores.

Sin embargo, Zúñiga señala que las empresas, sobre todo las de mayor capital, compran a través de mecanismos en los que pueden pactar un precio "más o menos razonable" por las mercancías durante un determinado número de meses, en lo que se estabiliza el tipo de cambio.

A pesar de ello, a medida de que el tipo de cambio no se estabilice, estos contratos, denominados futuros, también subirán de precio con el paso del tiempo y finalmente terminarán por impactar al bolsillo del consumidor.

Explica que en "el tipo de cambio depende mucho lo que pase en el exterior", por ejemplo, la baja en el dólar de hace tres meses, aproximadamente, en la que llegó a ubicarse alrededor de los 12.30 pesos, se debió a una entrada de capital extranjero en bonos del Estado.

Por otra parte, menciona que en el caso de personas que tienen una cuenta de ahorro o un crédito bancario a tasa fija tampoco les afecta, toda vez que las autoridades monetarias en el país esperan que el tipo de cambio regrese a la normalidad.

Asimismo, señala "que estamos distantes de aquella época en la que los mexicanos compraban dólares para ahorrar", debido a los diferenciales entre ambas monedas, por lo que es una estrategia que no le sugeriría a la gente que pretende mejorar sus finanzas personales.

En cambio recomienda que, en la medida de las posibilidades de cada ahorrador, acceder a mecanismos de fondos de inversión, sobre todo de instrumentos de deuda, en donde las tasas de rendimiento son competitivas e incluso se puede obtener más de lo que se pierde por la inflación.

Esto, explica Zúñiga, "se llama una ganancia real", y resulta accesible pues desde 15 mil pesos se puede entrar al fondo, con mayores rendimientos que los que generaría tenerlo guardado en un pagaré bancario, en una cuenta o en un certificado de depósito.