Se manifiestan de manera pacífica previo a final de la Confederaciones

Sin incidentes que lamentar transcurrió esta mañana una manifestación que reunió a unas cinco mil personas en esta ciudad, previo a la final de la Copa Confederaciones Brasil 2013, entre el equipo anfitrión y España.

Desde temprana hora los inconformes se congregaron este domingo en la Plaza Sáenz Peña, en la zona de Tijuca, ubicada en el norte de esta ciudad, para dirigirse hacia la zona del estadio Maracaná.

Poco después de las 13:00 horas, la movilización llegó a la calle de San Francisco Javier, una avenida que da acceso al mítico inmueble, donde eran esperados por elementos de la Policía Militar con un cerco para evitar su paso.

En su andar por esta avenida recibieron el respaldo de los habitantes del lugar, quienes desde sus balcones les lanzaron papel picado y gritos en apoyo a sus demandas.

Tras permanecer ahí algunos minutos, se dirigieron a la Plaza Alfonso Peña, donde realizaron un pequeño mitin para comenzar a dispersarse poco a poco.

Las principales demandas de los manifestantes fueron que se detenga la privatización del complejo del Maracaná, además de parar la "absorción de las comunidades en nombre de la Copa del Mundo Brasil 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016".

Pese a que todo parece transcurrir en calma, la policía no ha bajado el nivel de seguridad y se mantendrá a la expectativa para evitar que se acerquen al inmueble, ya que está programada otra manifestación, cuyo punto de reunión es la Plaza Sáenz Peña, donde ya hay unas 400 personas.