Veracruz, entre el sabor y la aventura extrema

Enclavado en el bosque veracruzano, el pueblo de Jalcomulco ofrece diversión de todo tipo y para los distintos viajeros, en especial para los buscadores de aventuras extremas, quienes han hecho de esta región su espacio favorito, que aunque parezca difícil también lo es para aquéllos que buscan paz y tranquilidad.

Esta localidad ofrece a grandes y pequeños opciones como tirolesa, rafting, sandboard, rappel y otras actividades recreativas. El trayecto puede hacerse desde la ciudad de Xalapa en un recorrido que dura cerca de 45 minutos en descenso, donde los cafetales y bananos ceden el paso a mangos y caña de azúcar.

De hecho, Veracruz es el principal productor de azúcar, mientras que en el terreno del café compite con las producciones chiapanecas y oaxaqueñas, al ser considerado un producto de calidad mundial con la denominación Coatepec, por ser la región en la que se da este tipo de grano.

Una vez en Jalcomulco, las opciones se multiplican y entre ellas destaca México Verde, un proyecto eco-turístico el cual da sustento a más de mil personas en la comunidad y ha tratado de sincronizar con la naturaleza para dejar intacto el lugar y preservar sus bellezas naturales.

"Nosotros nos adaptamos al terreno, a diferencia de otro tipo de proyectos. Cuidamos mucho el entorno e incluso lo hemos enriquecido, ya que reciclamos toda nuestra basura. Tenemos una lombricomposta y otra composta de hoja, además de una planta de tratamiento de agua", explicó a Notimex Mauricio Morales, director del campamento.

Indicó que las cinco hectáreas en las que se ubica "Expediciones México Verde" han rescatado la flora que ha estado en peligro de extinción, cuidando los árboles y poniendo algunos otros que casi no se encuentran ya en la zona, además que las comunidades cercanas son ayudadas con las ganancias del reciclaje.

"No sólo es la aventura, que para eso tenemos varios paquetes, también hay otro lado social en el que nos involucramos con la gente de este lugar, la ayudamos dándole las ganancias que se obtienen de la basura que se recicla y se lleva a los centros de acopio, lo cual es un buen incentivo para ellos", mencionó.

De esta manera, argumentó, el pueblo ha cobrado fama a nivel mundial por el Rafting, aunque se han diversificado las actividades en la zona ya que son aptas algunas para todo público, desde niños hasta "jóvenes" de la tercera edad.

Además, el viaje turístico puede ser aprovechado con una visita a Xico, catalogado como Pueblo Mágico, donde las leyendas paranormales abundan, tan sólo basta con acercarse a algún señor y comenzar una plática amena para que empiecen a salir las historias sobre nahuales y brujas.

En esta localidad de calles adoquinadas, algunas, otras empedradas, la tranquilidad parece un rigor en sus alrededores, el clima húmedo-templado impera la mayor parte del año y los paseantes pueden disfrutar de su peculiar gastronomía, en la cual destaca el mole como principal platillo.

Además, hay dulce, amargo y picante, cada uno hecho con especias propias de la región para darle un sabor único; asimismo, está el Xonequei, una especie de caldo con frijoles y bolitas de masa que se distinguen por el aroma que suelta una planta del mismo nombre con la que es hervida.

Pero el abanico de opciones no para ahí, pues el pueblo de Coatepec resulta otra parada obligatoria, si no es para comprar café, es para degustar un pan en "El Resobado", panadería con más de un siglo de existencia, donde el pan a la leña es toda una tradición.

Su artesanal repostería hace que cualquiera ceda a la tentación por alguna de sus múltiples creaciones, incluso a cualquier hora, puesel lugar permanece abierto las 24 horas del día.

También en esta localidad se encuentra la cantina más vieja de México, "La Estrella de Oro", fundada en 1861, la cual competía hace algunos años con "El Nivel", de la Ciudad de México, pero al cierre de este negocio, el de Veracruz pasó a ser el lugar bohemio más longevo.

Su interior aún conserva el decorado estilo francés, espejos grandes con el marco garigoleado, tanto en su barra como en la sala de estar, así como billetes de otras épocas y fotos muy antiguas, de cuando todavía se encontraba la estación del famoso "Piojito", ferrocarril que arribaba a Coatepec.

En la calle también puede apreciarse la herrería en la que los visitantes a este lugar amarraban a su caballo, pero eso ahora es pura nostalgia, ya que en su interior sólo un norteño distrae su ociosidad en una de las mesas a la espera de clientes a quien interpretar algún tema ranchero.

Así, la tradición, el sabor y la aventura mediante deportes extremos o simples caminatas son algunas de las opciones que ofrece el estado de Veracruz a todos sus visitantes.