Retroceden el tiempo para recrear la vida de "Cantinflas"

Aunque la arquitectura ha cambiado en los últimos 80 años, cuando se trata de volver al pasado nada es imposible en el cine y más cuando se busca narrar la vida de un personaje como Mario Moreno "Cantinflas", en una ciudad tan cosmopolita como el Distrito Federal.

Es así como diversos puntos de la delegación Cuauhtémoc, los legendarios Estudios Churubusco y el Palacio de Bellas Artes, retroceden en el tiempo, para ser cómplices del rodaje de esta cinta que se ubica en los años 30 y 40.

Han pasado ocho décadas, desde aquella época en la que Mario Moreno surgió con su personaje de "Cantinflas", por lo que la Ciudad de México ha dejado el estilo colonial, para incorporarse a la arquitectura modernista y minimalista.

Por lo que desde siete semanas previas al inicio de la filmación, que comenzó el pasado 24 de junio, un grupo de expertos se dieron a la tarea de encontrar los sets idóneos para recrear esta historia, que es dirigida por el cineasta Sebastián del Amo.

Así los pequeños poblados veracruzanos en los que se levantaban las grandes carpas en las que por primera vez el "Mimo de México" arrancó las risas con su personaje del "peladito de barrio", vuelven a cobrar forma hoy, en diversos puntos de la capital.

En la Plaza de la Conchita, de esta ciudad, también se han levantado grandes carpas, donde las banquetas y otros espacios han sido rellenados con tierra para recrear las viejas calles veracruzanas, por las que el actor invitaba al público a ver su trabajo.

Mientras que el Palacio de Bellas Artes también será el inmueble, en donde se evocarán a grandes personalidades como Jorge Negrete, Emilio "El Indio" Fernández y el mismo Mario Moreno, para recrear aquel encuentro histórico de la Asociación Nacional de Actores (ANDA) en 1942, en las afueras del recinto.

"El reto en esta película es lograr que muchos espacios se vean como de hace 80 años, lo cual no es fácil, ha cambiado mucho la arquitectura, sin embargo, en el cine no hay imposibles", relató Rubén Figueroa Espinoza, gerente de locaciones de la cinta sobre "Cantinflas".

La legendaria Alameda de Santa María la Ribera, la Plaza de la Conchita, las colonias Guerrero, Roma, Coyoacán y el Centro Histórico son parte de los más de 35 sets exteriores que se utilizarán durante las seis semanas de rodaje de la película protagonizada por el español Óscar Jaenada.

Asimismo, la Universidad de Chapingo también será un set clave junto con los Estudios Churubusco, sin embargo, éstos últimos han sido resguardados en total hermetismo, así como la caracterización de Óscar Jaenada en el papel de Mario Moreno.

Según Figueroa se han buscado espacios que se tengan poco que intervenir, "jugamos con el tiempo. Otro de los retos es recrear la casa de ´Cantinflas´, donde vivía el actor antes de ser famoso, hoy ya no existe el lugar, pero se investigó en hemerotecas, bibliotecas e internet como era esa casa y las calles de esa época", explicó.

"Hay toda una documentación, porque no se puede hablar de una época sin checar los aspectos social, económico y cultural que imperaban, además que se tiene que apegar a la realidad", comentó.

Algunos sitios como la Alameda de Santa María la Ribera, donde ya han empezado a filmar, tienen una atmósfera de nostalgia, gracias a las viejas carpas y vehículos que han sorprendido no sólo a lugareños de la colonia, sino también a los visitantes.

Carpas hechas en tela y maderas, con sus tradicionales puestos de aguas, muestran una nueva imagen del lugar, en el que de fondo se utiliza el antiguo kiosko Morisco, mientras que en las calles se ve circular un carro de 1932.

Pero en este reto de la búsqueda de locaciones, Figueroa aseguró que han trabajado muy de la mano con la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México, para los permisos correspondientes, ya que la delegación Cuauhtémoc, que es su set principal, tiene una gran demanda.

"En la ciudad de México se gestionan cerca de 900 permisos al mes, mientras que en la delegación Cuauhtémoc al día existen cerca de 25 rodajes", explicó Figueroa, al señalar que cada set que se monta debido al gran despliegue técnico y humano puede alcanzar un costo de más de medio millón de pesos.

"Buscamos mostrar la belleza del México de esa época, y por qué no a través de una figura tan querida y emblemática para el país", comentó el productor Adolfo Franco, al referirse a la cinta que costará cerca de 40 millones de pesos, además de contar con cerca de cinco mil extras.

Así como de 15 actores principales, como Luis Gerardo Méndez, Joaquín Cosío, Roberto Sosa, Ximena González Rubio, Julio Bracho, Ilse Salas y Bárbara Mori, entre otros.